?>
Córdoba

“Quedate tranquilo, estamos para protegerlos”

Anónimo's picture
Por Anónimo (not verified)

La pista que llevó a Giménez hasta el D2 fue el recuerdo del sepelio de su padre, que 31 años más tarde detalló ante la Justicia Federal.

Cientos de personas desfilaron por la vivienda de la familia Giménez en Alta Córdoba y casi todos saludaron al muchachito de 11 años, que no paraba de llorar a su padre.

Sin embargo, entre la muchedumbre, el chico detectó a tres caras que le resultaban extrañas. Según relata en su denuncia, en ese momento le preguntó a un familiar por esos desconocidos. Y entonces se acercó junto a un tío para preguntarles.

El que le respondió fue un hombre “fornido, de cara ancha, con el cabello rubio engominado hacia atrás”. La contestación no lo dejó del todo tranquilo: “Quedate tranquilo, nene. Somos del mismo palo que tu papá y estamos acá para asegurarnos que no le pase nada a la familia”.

Ese rostro quedó grabado en la memoria del niño. Quince años más tarde, unió esas facciones con el rostro que aparecía en la contratapa de un libro escrito por un militar que participó de la represión. “Yo fui Vargas”, era el título del libro, y la foto del autor, el capitán Héctor Vergez, coincidía con el misterioso rostro del sepelio.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo