?>
Córdoba

Salsipuedes: mil familias casi “secas”

La crisis hídrica muestra su peor cara en ese lugar. Los camiones repartidores de agua son vigilados por policías.

El 50 por ciento de los pozos ya están deprimidos, y la otra mitad está trabajando al 60 por ciento de lo normal. Lo más grave es que son cerca de mil las familias que corren serio riesgo de quedarse sin agua por nueve días. El abastecimiento en las escuelas es otra de las preocupaciones. Para funcionar, están recibiendo 16 mil litros diarios por camiones cisterna y se les podría cortar el suministro del vital elemento el día viernes. 

Ésa es la postal hoy de Salsipuedes.“Si no generamos un cambio de planificación, las escuelas dejarán de recibir agua. En La Granja tienen el mismo faltante que nosotros, pasa que son menos habitantes”, informó Sergio Cornejo, intendente de esa ciudad, luego de reunirse con el comité de emergencia hídrica.

Agua “de oro”. Ayer, seis camiones cisterna recorrían Salsipuedes abasteciendo al pueblo de agua. “Estamos trabajando 14 horas por día. Algunos vecinos se enojan porque no les damos agua, pero eso es porque no nos alcanza para todos. Se enojan, te insultan. Acá, el agua vale mucho más que el oro”, contaba Hernán Labrone, quien maneja uno de los camiones cisterna.

En Salsipuedes, la convivencia entre los vecinos está llegando a límites impensados. Los tanques de las casas se quedan sin agua, el municipio abastece a los vecinos con los camiones y los conductores de estos vehículos son increpados porque no tienen el preciado elemento. Por esto, desde ayer por la tarde, un camión cargado con agua fue acompañado por un policía. “A este adicional lo solicitó la Municipalidad de Salsipuedes. Lo que ocurrió fue que muchos vecinos insultaron a los choferes porque no les llenaban los tanques”, declaró el subcomisario Michelini, de la comisaría de Salsipuedes.

Desde la comuna aseguraron que las discusiones entre los choferes de los camiones y los vecinos se dieron porque existe una lista en la que está detallado quienes necesitan el vital elemento.

“La gente sabe que tiene que venir al municipio y anotarse para recibir el agua. Es la única forma que encontramos para organizarnos. Luego los camiones salen con las planillas y reparten el agua sólo a los anotados. Si cuando se llega al lugar justo hay un vecino que se quedó sin agua, no se le puede dar porque hay otros que están esperando hace días”, explicó Claudia Núñez, encargada de prensa del municipio.

Puede empeorar. En total, seis camiones trabajaron para abastecer a las familias que no tenían agua en el pueblo. Estos vehículos se llenan en la planta potabilizadora de La Quebrada, y desde allí la distribuyen a las cisternas que están en los barrios Supe, Oro Verde y Cerro del Sol. Con el aporte de los camiones, sólo se puede reintegrar el 10 por ciento de agua a la capacidad de la red de Salsipuedes. Esto sólo hasta ayer, ya que es probable que hoy trabajen tres camiones cisterna.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo