?>
Córdoba

El bondi viene demorado y... ¡lleno!

Por la baja en la cantidad de unidades y el caos del tránsito en el centro, se espaciaron las frecuencias de las líneas urbanas.

Con el calor de más de 30 grados, esperar el colectivo en la parada siempre se hace insoportable. Pero más aún si los choferes se quejan porque hay menos servicios y los empresarios piden más controles por parte de la Municipalidad en el tránsito. Como siempre, el usuario está al medio y llega a esperar, con la merma de salidas de coches, hasta 30 minutos en algunas líneas.

Desde las transportistas privadas Coniferal y Ciudad de Córdoba explicaron que, con el fin de las clases, se bajaron algunos servicios, aunque se quejaron porque las demoras “son por el tránsito”, lo que repercute directamente en el cumplimiento de las frecuencias. El pedido de paradas liberadas y más controles también se repite entre los delegados, quienes agregan que los colectivos viajan repletos porque los empresarios restan unidades.

Según los choferes, por ejemplo, en Coniferal se disminuyeron los servicios diarios de 205 a 160, lo que preocupó a los trabajadores porque no llegan a cumplir con las frecuencias, las que se “espaciaron hasta 30 ó 40 minutos”.

Raúl Miranda, uno de los delegados de Coniferal, le dijo a Día a Día que se hicieron planteos a las transportistas y desde la Unión Tranviarios del Automotor (UTA) a la Municipalidad para que mejore la prestación. Advirtió que los trabajadores no descartan alguna medida o plan de acción para marzo, si no se mejora la circulación, principalmente, en el centro de la ciudad. “Estamos viendo que en marzo no saldremos a trabajar. Queremos que mejore el tránsito en el casco céntrico, que las frecuencias se puedan cumplir, y después que no nos digan que no les avisamos porque ya pasamos notas desde la UTA. Lo hemos denunciado”, dijo Miranda.

Los choferes coincidieron con los empresarios en que la cantidad de autos particulares y los cortes de media calzada complican la circulación de los colectivos urbanos. Sin embargo, los trabajadores no se ponen de acuerdo con los transportistas respecto de la baja en la cantidad de unidad. Según las prestadoras privadas, la disminución es la que se realiza todos los años con el fin de las clases: una unidad menos por línea. Para los colectiveros, el re corte es mayor.

“La cantidad de pasajeros subió, no es la misma que hace unos años. La Municipalidad tiene que ver este punto, la necesidad de las unidades. A los usuarios también le pedimos cordura porque tienen que entender que el chofer no tiene la culpa”, agregó Miranda.

El representante de Coniferal, Horacio Villarreal, negó que las frecuencias sean de 30 minutos, y reconoció una baja “moderada” de la cantidad de coches por la merma de pasajeros en esta época del año.  Explicó que una de las causas de las demoras obedece a los problemas en el tránsito. “Por día se pierde un 10 por ciento (de la prestación) sobre el total de las vueltas por cómo está de complicado para circular”, se quejó Villarreal. Desde Ciudad de Córdoba también dijeron que los principales atrasos se dan porque las paradas están ocupadas y porque los cortes ralentizan el paso.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo