?>
Deportes

Acá ya no hay Gato encerrado

Gastón Gaudio cayó ante Mónaco en la final de la Copa Argentina. Igual, volvió a un buen nivel.

Dejó la pelotita pegada a la red, con esa chispa especial que tiene su muñeca. Se la devolvieron larga al fondo y se animó a una gran Willy. Perdió el punto Gastón Gaudio, pero recuperó la sonrisa. Esa jugada encasilló en el lugar exacto lo que significó para el Gato caer derrotado anoche ante JuanMónaco, en la final de la sexta edición de la Copa Argentina, que se desarrolló en el Buenos Aires Lawn Tennis Club de Palermo.

Fue un doble 7-6 (7-5 y 7-3 en los tie breaks). Igualmente, el tanteador pareció ser lo de menos ante tantos ojos que lo vieron tirar trucos y trucos. Divirtiéndose dentro del court. Disfrutando. Y haciendo disfrutar, claro está. Más allá del tedioso resultado final.

Gaudio le propuso un partido intenso a Mónaco, en el que todo fue muy parejo en cada acción. Igualmente, Pico pudo establecer su superioridad por una mayor velocidad de piernas y lucidez a la hora de resolver los puntos. Así, Mónaco se quedó con los dos tie breaks.

Y el gato dijo. Estaba risueño. Lejos de las malas caras de otros tiempos. Y eso que había caído derrotado ante Mónaco, a quien le tiró un chiste por haberse quedado con un Peugeot 307. "Que se lo de a la novia", lo chicaneó Gaudio.

Luego, analizó el triunfo de Pico en la final. "Mónaco lo ganó merecidamente. Estoy contento de encontrarme otra vez con la gente, que me siguió y me apoyó en los tres partidos. Tenísticamente, es lo que hay. Lo mejor fue el recibimiento de la gente", expresó el Gato.

El ex ganador de Roland Garros también se dio tiempo para hablar sobre su futuro cercano y sus objetivos a corto plazo. "No me acordaba lo que era jugar tres partidos seguidos, esto me pone muy contento.Quiero prepararme, entrenar y ver si puedo jugar la gira de Sudamérica. Lo mismo que hice durante 12 años, otra vez. Ojalá me pueda divertir y pasarla mejor", cerró. Si sigue así, seguramente se divertirá y alegrará los ojos de quienes observen su tenis.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo