?>
Argentina

Se achica la brecha entre niña y mujer

El último informe de la Cepal sobre juventud advierte sobre la suba en la tasa de maternidad adolescente. Para la comisión, la falta de educación sexual y de atención adecuada a jóvenes sexualmente activas son las principales causas del problema.

La tasa de fecundidad entre jóvenes de 15 a 19 años en América latina se dispara por sobre la tasa mundial y va en aumento, mientras que la difusión del uso de los anticonceptivos continúa iniciándose una vez que las adolescentes tienen su primer hijo. Así se desprende del último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la cual advierte que las principales causas son los insuficientes programas de educación sexual y la falta de políticas públicas de salud sexual y reproductiva. Para la entidad, esta problemática refleja que los servicios de salud reproductiva o bien actúan a destiempo, o lo hacen a partir del indicador de la maternidad y no del inicio de la sexualidad activa de las mujeres.

 

El estudio Juventud y Cohesión Social en Iberoamérica: Un Modelo para Armar, refleja que una cuarta parte de las jóvenes latinoamericanas de entre 15 y 24 años ya han sido madres antes de los 20 años. Entre los grupos socioeconómicos de mayores ingresos, menos de un 5 por ciento de adolescentes han sido madres a los 17 años, mientras que, entre los grupos de menores ingresos, la incidencia alcanza a entre un 20 por ciento y un 35 por ciento de las chicas, dependiendo del país.

En Argentina, el 14,6 por ciento de los bebés nacidos vivos son hijos de madres menores de 20 años, y la mayoría de ellas proviene de hogares de bajos recursos económicos, en una proporción de 17 a 1 respecto de las de más altos ingresos.

El informe destaca, además, que aunque el 45 por ciento de los embarazos de adolescentes entre 15 y 19 años son el resultado de la falta o el mal uso de un método anticonceptivo, el acceso y uso de éstos es mucho más restringido entre las jóvenes que aún no tienen hijos. Esto se debe, según la Cepal, al estigma social, el rechazo de la familia, las restricciones administrativas que limitan la posibilidad de los adolescentes de solicitar directa y confidencialmente los servicios, y la falta de pertinencia de los programas públicos.

Respecto del uso de anticonceptivos y las primeras relaciones sexuales, la gran mayoría de los jóvenes en nueve de los países analizados –Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú y República Dominicana– se inicia sexualmente sin ninguna protección. Sólo en Colombia y Brasil, la mayoría de las adolescentes comienzan a usar anticonceptivos antes de tener hijos.

 

Alcohol, una mala compañía. Un informe elaborado por el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam) advirtió que en Argentina sólo el 20 por ciento de los adolescentes utiliza un método anticonceptivo en su primera relación sexual. En tanto, el 70 por ciento de las chicas y el 50 por ciento de los varones se inicia sexualmente bajo los efectos del alcohol. Por otra parte, sólo uno de cada tres adolescentes mencionó haber recibido información de sus padres acerca de su sexualidad y la prevención de embarazos e infecciones.

 

Tendencia que crece. Cepal también comparó los últimos dos censos realizados en los países de la región para graficar la evolución de la proporción de mujeres de 15 y 19 años que han tenido hijos. En varias naciones, la maternidad antes de los 18 años es el grupo más prolífico. En Argentina, del total de nacimientos registrados en 1991, un 11,9 por ciento correspondió a madres de entre 15 y 19 años. En tanto, del total de bebés que llegaron al mundo en 2001, un 12,4 por ciento nacieron de madres  de ese mismo grupo etáreo. Entre ambos censos, la cantidad de madres adolescentes creció casi un punto.

 

En Córdoba. Según las estadísticas del Hospital Materno Neonatal cordobés, dos de cada 10 partos que se registran corresponden a adolescentes de entre 15 y 19 años. Durante 2007, de 5.878 nacidos vivos, 1.196 fueron alumbrados por jovencitas menores de 19 años.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo