?>
Policiales

Del pabellón al cantero

Ocho presos de Cruz del Eje saldrán a trabajar manteniendo los espacios verdes de la ciudad.

Por Adolfo Ruiz

Antes de fin de mes, un grupo de al menos ocho presos de la cárcel de Cruz del Eje comenzarán a trabajar muros afuera, abocados al desarrollo y mantenimiento de algunos espacios verdes de esa ciudad.

Se trata de internos que se hallan en la última etapa de sus condenas, muy cercanos a cumplirlas, y que atraviesan la última faz del tratamiento penitenciario, llamada “período de prueba”, en la cual la propia ley autoriza las salidas transitorias.

Esto será posible en virtud de un acuerdo que está a punto de firmarse entre el juzgado de ejecución de esa ciudad, el municipio, el Servicio Penitenciario, y la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia.

“Estaremos probando con un grupo de ocho internos”, relata el subprefecto Carlos Martínez, director del establecimiento, confiado en que “en la medida en que vaya funcionando, se podrán incorporar más internos y más tareas”.

El sector donde trabajarán los condenados serían unas quince cuadras de la calle Aleman de esa ciudad, donde realizarán tareas de parquización y limpieza.

Martínez garantiza que “no hay ninguna resistencia por parte de los vecinos o la Municipalidad”, y lleva tranquilidad señalando que “los internos que participarán son personas que habitualmente pueden salir del establecimiento porque están en una faz de confianza”.

Lo mismo responde el intendente Mario Blanco, señalando que “la comunidad está de acuerdo en dar esta oportunidad a la gente, para vencer tantos prejuicios que hay sobre los presos”.

El intendente se halla bastante entusiasmado con el acuerdo, ya que no saldrían de las arcas municipales los sueldos que cobrarán estos internos, de lo cual se hará cargo el Servicio Penitenciario. Lo que sí deberá proveer la comuna son las herramientas, maquinarias e insumos.

La mini cuadrilla que se conformaría a partir de este convenio no es nada despreciable para la ciudad, teniendo en cuenta que su planta de empleados dedicados a este fin trepa a 50, que recibiría este “refuerzo” de ocho. Lo que en realidad el intendente proyecta es apelar a un convenio similar para encargarle a los presos la limpieza del canal de riego que atraviesa casi todo el ejido de la ciudad.

Desde la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia consideraron “clave” este acuerdo que estaría a la firma. “Estamos trabajando para que haya un entendimiento”, dijo Raúl Sánchez, su titular, quien dice valorar “enormemente” el proyecto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo