?>
Deportes

“¿Má, cómo es una montaña?”

“Lucas siempre fue muy inquieto y tiene la particularidad de preguntar absolutamente todo. Desde chico tenía el afán de conocer todo, de saber cómo eran las cosas”, comenta Gladys, la mamá de Lucas Rodríguez.

“Lucas siempre fue muy inquieto y tiene la particularidad de preguntar absolutamente todo. Desde chico tenía el afán de conocer todo, de saber cómo eran las cosas”, comenta Gladys, la mamá de Lucas Rodríguez. La persona que junto a su marido Osvaldo deambuló por la vida tratando de encontrar respuesta en la ciencia y en la fe.

“Tengo razones para seguir creyendo, para sentirme feliz por lo hecho, para saber entender más y para apenas llevar una vida normal”, agregó. Lucas tuvo una patología congénita. Nació siendo un disminuido visual importante. Apenas logró conocer objetos, formas y los colores. Sabe cómo es el sol. Sabe cómo es la luna. Su memoria es bien fotográfica con cualquier imagen de la que estamos hartos de ver, incluso tapándonos la cara por algo que nos moleste. O haciendo la vista para un lado cuando algo no nos gusta.

“¿Má, cómo es una montaña?, me preguntó un día. Le expliqué y allá fuimos. Escalamos, alto, lejos y él chocho.  ¡Qué no hicimos! Un día me pidió subirse al techo para saber qué diferencia se siente en la altura. Y con sus olores sabe si hay una ferretería, una panadería o una verdulería por donde pasa. Toma el colectivo a cualquier hora y en cualquier lugar. No se puede creer”, finaliza Gladys. Luego se aparta y busca una bandeja. Es la hora de las galletas y de la gaseosa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo