?>
Córdoba

Joaquín sigue “esperando un centro” para crecer

Con 10 años y menos de 1 metro de altura, en 2013 le prometieron un tratamiento, que no llegó.

Joaquín hace una vida prácticamente normal en Berrotarán. Va a la escuela, practica fútbol, anda a caballo y juega con los amigos. Sin embargo, este pequeño gran fanático de Talleres sufre de un síndrome que no le permite crecer como el resto de los chicos. Con 10 años cumplidos en abril, tiene menos de un metro de altura.
El año pasado, cuando la noticia de su enfermedad se conoció a través de los medios, la Provincia le prometió pagarle el tratamiento, algo que, por diversos problemas, nunca se llegó a concretar (ver La ayuda no llegó).

“Nos reunimos con el ministro anterior (Carlos Simon) y nos prometió empezar un tratamiento con una droga que podría ayudarlo a crecer”, contó Mario Oviedo, el papá. “Iban a traer las vacunas de afuera, pero los meses pasaron y nunca más nos llamaron”, agregó.

De mal en peor. El tema se complicó aún mucho más para los Oviedo en 2013. Fue en septiembre, cuando a Gabriela, la mamá de Joaquín y motor de la lucha por el tratamiento, le detectaron un cáncer de útero que terminó con su vida en unos pocos meses.

“Cuando pasó lo de mi mujer lamentablemente nos abocamos a eso, y lo de Joaquín se fue postergando”, explicó Mario como tratando de justificar algo que es más que comprensible. Luchar contra el cáncer de su mujer y una enfermedad extrañísima de Joaquín no era algo sencillo.

Gabriela murió el mes pasado y ahora, con la ayuda del resto de la familia y de los amigos del pueblo, se decidieron a volver con todo para intentar encontrar una salida a la salud del pequeño.

El problema. Joaquín padece síndrome de Laron, una afección similar a la que padeció Lionel Messi en cuanto no le permite crecer con el resto de los chicos. Con 10 años, no supera el metro de altura y sus posibilidades de crecimiento son muy limitadas sin un tratamiento preciso y costoso.

“No es exactamente lo mismo que padece Messi”, explicaron ayer desde el Ministerio de Salud, que ahora dirige Francisco Fortuna. Lo del 10 del Barcelona afectaba la hormona de crecimiento y lo del pequeño de Berrotarán, algo así como el cartílago receptor de esa hormona. “Es algo más específico y mucho menos frecuente, por eso, encontrar una solución es enormemente más complicado”, explicaron desde la cartera provincial.

Vamos de nuevo. “Luego de una nota que me hicieron en un diario de Río Cuarto (Puntal) que salió ahora, me volvieron a llamar para que vaya”, contó Mario ayer, minutos después de un encuentro con los médicos del Hospital de Niños que atienden a Joaquín desde los 5 meses. “El martes que viene lo voy a traer a consulta, pero ya me dijeron que van a viajar a los Estados Unidos para ver si consiguen las vacunas, que parece que se dejaron de fabricar”, explicó el papá que, con sus otras hijas, lucha por la mejoría del pequeño.

Ayuda. Para ayudar, se puede llamar al teléfono de Mario Oviedo: (0358) 154129598.

La ayuda que no llegó. El año pasado, luego de que varios medios de Córdoba y Río Cuarto difundieran el padecimiento de Joaquín, el Ministerio de Salud, en ese entonces con Carlos Simon a la cabeza, prometió comprar las vacunas. “Se hizo todo, pero un mes después de la promesa, el único laboratorio que fabricaba la droga en el exterior, la dejó de hacer”, explicaron a Día a Día fuentes del ministerio.

“Estaba listo, los Oviedo firmaron unos papeles y todo, pero el laboratorio la discontinuó”, agregaron. “Ahora vamos a tratar de conseguir que se vuelva a activar el tema. Mañana (por hoy) una de las médicas del Hospital de Niños viaja a los Estados Unidos e irá personalmente al laboratorio”, detallaron. “No es seguro que se consigan (las vacunas), ni que el tratamiento sea exitoso, pero se intentará”, dijeron.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo