?>
Ocio

“Entré al rock and roll para ser feliz”

Toti Iglesias disfruta de su nueva banda, Hijos del Oeste, con la que mañana se presentará en el local El cubo, en el Abasto.

Toti Iglesias no se llevaba bien con sus compañeros y decidió alejarse de los Jóvenes Pordioseros y formar los Hijos del Oeste, banda de rock and roll que mañana presentará su disco Estalla, en El cubo de Los andes y Rivera Indarte. Previamente, conversamos con Toti sobre la clave de su felicidad: la música del rock and roll y sus bandas favoritas.

–Hacen lindos días para escuchar los Doors ¿Te gustan?
–Los Doors me gustan, pero los escuchaba más de adolescente ¿viste? Me gustaban mucho en la adolescencia, pero después medio que me fueron cansando. Igual, si los escucho ahora no me aburren.

–¿Y a qué te cambiaste?
–No, no, no... siempre escuché las mismas bandas, las clásicas. Siempre escuché los Rolling Stones, Iron Maiden, bandas que escucho desde chico.

–Hablando de bandas: tenés banda nueva.
–Banda nueva. Somos los Hijos del Oeste y empezamos tras la separación de Jóvenes (Pordioseros). Por suerte ya está dando muchos frutos, la gente nos está respondiendo y ya presentamos el disco en el Teatro de Flores, en octubre.. y por suerte se llenó. Es una banda nueva y que la gente responda nos pone muy contentos.

–¿Terminó mal la relación con los Jóvenes Pordioseros?
–Y sí. Terminó mal porque no hubo códigos en el manejo de algunas cosas y yo en ese momento decidí abrirme, cuando ya no era feliz ahí adentro. Hoy Hijos es una banda donde están lo mejor de mis amigos, tocamos temas de Hijos y de Jóvenes, lo vamos alternando... yo entré a la música del rock and roll para ser feliz y con esta banda sigo manteniendo eso. Ya en el final de Jóvenes, no me hablaban y cuando me quisieron hacer un par de ‘secuencias’ por atrás, yo dije: ‘basta, no va más’.

–Arrancás el disco con un tema que se parece un palo para varios.
–Esa ya la tocaba con Jóvenes.

–Ah, disculpá: no sabía.
–Eran canciones que yo ya tenía para tocar con Jóvenes. Esa canción no es para mis antiguos compañeros, porque ya la tocaba con ellos. No me deliro, para mí lo que ya fue, ya fue. Me parece que colocar las energías en cosas que ya pasaron no tiene sentido. Es como una novia ¿viste? Uno no llama a una novia a los 13 años para decirle que ya fue.

–Hay que buscar cosas que sumen, que vayan para adelante.
–Yo siempre miro para adelante, siempre estoy intentando hacer que todo marche, me parece que todos estamos en una profesión que elegimos y no tenemos que andar pensando en otras cosas...

–Seguimos con las bandas que escuchamos. Parece que vuelve Viejas Locas, ¿cómo lo ves?
–Lo veo muy bien. Creo que le va a hacer muy bien al rock and roll clásico. De todas las bandas nuevas que escucho, ninguna toca rock and roll. A mi no llegan ni un poco, es como que la mezcla con candombe con ‘no sé qué’ no termina de definir. Es como si fuera jugador de fútbol y me pusiera una camiseta de color arco iris: no terminan de definir una cuestión. Son bandas a las que veo sin sentido musical, sin orientación. Viejas Locas le va a hacer muy bien a la movida del rock porque hay tres bandas que tocan rock and roll en estos momentos.

–¿Eras fan de Viejas Locas cuando eras chico?
–Sí, sí. Yo los conocí cuando apenas arrancaron y pienso seguir siendo admirador y pienso comprar el disco cuando salga, más allá de que los conozca a los chicos.

–¿Tuviste contacto con el Pity en estos últimos tiempos?

–Sí. Incluso me llamó de Mar del Plata, cuando se separó Intoxicados él llamó a varios músicos y entre ellos estaban los chicos de mi banda, para hacerle la segunda en el Polideportivo. Es una persona que yo quiero mucho y ojalá que lo de Viejas sea como lo estamos esperando.

Sábado. En El cubo de Los Andes y Rivera Indarte. Entradas a 25, en Edén, Locuras y David Tatoo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo