?>
Córdoba

“Que nos digan dónde están los huesitos”

Sonia Torres, titular de Abuelas en Córdoba, declaró ayer en el juicio por la megacausa La Perla. Pidió a los represores “un poco de humanidad”.

Sonia Torres, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo en Córdoba, declaró ayer en la decimotercera audiencia del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en La Perla, y pidió a los ex represores “un gesto de humanidad”.


“Les pido a estos señores (por los imputados), por un gesto de humanidad, que nos digan dónde están los huesitos de nuestros hijos y a quién entregaron a nuestros nietos”, reclamó ante el Tribunal Oral Federal Nº1. “Yo me levanto cada mañana con la esperanza renovada de que los voy a encontrar”, aseguró.


“Hace 37 años que no soy nada más que madre y abuela, porque a mí también me robaron la identidad”, expresó Torres, tras narrar la desaparición de su hija, Silvina Parodi, por entonces embarazada de seis meses, y su yerno Daniel Orozco.


La líder de Abuelas acusó al ex director del colegio Manuel Belgrano, Tránsito Rigatuso, de haber entregado al Tercer Cuerpo “una lista de jóvenes revoltosos”, entre los que figuraba Parodi. “Todos desaparecieron, los llevaron a todos a La Perla”, declaró.


Torres dijo estar convencida de que su nieto nació en cautiverio, contó que autoridades de la ex Casa Cuna sabían de ese nacimiento, y que incluso un médico –de apellido Agrelo– le entregó leche maternizada a su hija en el penal del Buen Pastor en dos ocasiones.

Por la verdad. En su testimonial, Torres recordó que hizo numerosas gestiones tras la desaparición de su hija. “Cuando viajaba a Buenos Aires me encontraba con las madres de otros desaparecidos, conversábamos, nos reuníamos en los bares y en los bancos de la Plaza de Mayo”, detalló, y agregó que cuando eran más de tres, las echaban con caballos. “’Marchen, marchen’, nos decían, y así empezamos a dar vueltas en la Plaza”, relató.


La mujer dijo que se bifurcaron los caminos de Abuelas y de Madres, no por cuestiones ideológicas, sino por el objetivo de sus búsquedas. “Por un lado, buscar a los hijos, por el otro, buscar a los nietos”, diferenció, y remarcó que Abuelas lleva recuperados 108 de los 500 nietos nacidos en cautiverio.


“En los cuarteles había listas de familias de militares infértiles que estaban esperando que nacieran nuestros nietos para apoderárselos y anotarlos”, afirmó.


Luego de 37 años de ausencias, Torres concluyó que tanto ella como las otras abuelas sobreviven “para pedir memoria, verdad y justicia”, los pilares que sostienen desde los inicios de la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo.

Juicio. También declararon ayer María Teresa Sánchez y Adriana Ochoa, testigos en la causa Barreiro, en la audiencia en la que empezaron a escucharse a los testigos. Este proceso aglutina 16 causas, en las que se juzgan los delitos cometidos contra 417 víctimas.

16 causas. El juicio por La Perla comenzó el 4 de diciembre. Se juzgan delitos cometidos contra 417 personas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo