?>
Córdoba

Al veranito “esperado” le faltó un millón de turistas

Balance. El Gobierno habla de una “muy buena temporada”, pero reconoce que hasta el 15 de febrero no se habían superado los 4 millones de visitantes. De la Sota tenía la meta de llegar a los 5 millones.

Para corresponderse con la realidad, la tradicional placa del canal Crónica de “Estalló el verano” deberá esperar para otra oportunidad.


La temporada veraniega 2012/2013 bien podría resumirse así: arrancó “tarde”, se “acomodó” durante mediados de enero, “explotó” sólo para el fin de semana de Carnaval, y luego, con las clases a punto de comenzar, se terminó de “pinchar”.


Sin las cifras finales –recién estarán para mediados de marzo–, desde la Agencia Córdoba Turismo, Gustavo Santos le dijo a Día a Día que hasta el 15 de febrero “casi cuatro millones de turistas” vacacionaron en Córdoba. El número fue considerado como “muy bueno” por la Provincia, pero por debajo de la expectativa oficial de cinco millones de visitantes. Más optimista que los crudos números, Santos consideró que “la temporada se comportó como la del año anterior, que fue excelente”.


“Hubo una caída en la primera quincena de enero; los segundos quince días fueron iguales a los de 2012. Y la primera (quincena) de febrero fue superior a la del año pasado; con eso se compensó la caída de los primeros días de enero”, desglosó sobre el balance oficial 2012/2013.


“Con el gobernador aspirábamos a llegar al récord de los cinco millones. Si no lo alcanzamos lo vamos a estar pisando”, apuntó, siempre positivo, Santos, quien aseguró que Córdoba fue el destino que mejor funcionó en el país.


Al margen de esta visión, lo que quedó es la sensación generalizada, entre hoteleros y empresarios turísticos, de que el verano fue “más que bueno”, pero claramente por debajo del “excelente” 2011/2012. El cepo al dólar exacerbó las expectativas en la previa, pero finalmente las dificultades para obtener reales para viajar a Brasil no derivaron en una mayor circulación dentro del país.

Un inicio tardío. Más allá de los matices y los calificativos (siempre con una acentuada mirada optimista) de los funcionarios de Turismo y referentes del sector, la desaceleración quedó evidenciada en las planillas de ocupación hotelera que releva el Indec en los principales destinos. Se trata de porcentajes de diciembre, que reflejan una importante caída frente al mismo mes de 2011, y que sirven para ponerle número a un inicio de verano “frío” que adelantaba lo que después vendría.


Según esos datos, la presencia de viajeros/turistas en Villa Carlos Paz, por ejemplo, cayó 41,5 por ciento. En diciembre de 2011, habían llegado a La Perla de Punilla, entre residentes y no residentes, 45.225 personas. En cambio, en 2012 ese número se redujo a 26.463, según el Indec. Por el lado de las pernoctaciones (cantidad de días de alojamiento en hoteles), la baja superó el 50 por ciento: se achicó de 204.614 a 101.262.


“En la temporada pasada, que fue excelente, en Carlos Paz hubo gente a partir del 15 de diciembre y ahora empezaron a llegar el 10 de enero”. Quien habla es Jorge Pomponio, titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Villa Carlos Paz, convalidando los fríos datos del Indec. “Lo llamativo es que no tuvimos la gente el primer fin de semana, que es el que marca el pulso de la temporada”, completó el empresario.


Del otro lado de las Altas Cumbres, Alejandro Taurasi, secretario de Turismo de Mina Clavero, compartió el diagnóstico. “El último diciembre fue más flojo que el de 2011, que había sido muy bueno”. Las planillas del Indec también muestran esta contracción de 26 por ciento en los viajeros que visitaron esa localidad de Traslasierra, al comparar diciembre contra diciembre.


En el Valle de Calamuchita, que, según los funcionarios y hoteleros, fue la estrella de las sierras, la temporada es considerada “muy positiva”. “En general, fue muy parecida a la pasada, uno o dos punto por debajo. Para que tengas una idea, estamos en un 50 por ciento de ocupación en este momento”, dijo el jueves último a este diario Valentín Stahli, secretario de Turismo de Villa General Belgrano.


Para el funcionario, la explicación de por qué el turismo se volcó a esa zona está vinculada con la calidad de los servicios que se brindan: “Yo acá puedo poner un residencial contra un dos estrellas de cualquier otro lugar de las sierras, y seguro que lo supera”, se agrandó Valentín.

Carnaval, sólo un finde. En lo que todos coinciden es en el aluvión de gente que se produjo para el fin de semana largo de Carnaval. Fueron cuatro días a lleno total en toda la provincia, que potenciaron la primera quincena de febrero. “Fue excelente, explotó”, lo graficó Pomponio, pintando el panorama que se vivió en Villa Carlos Paz.


En Mina Clavero, el Carnaval también llevó alegría a los que viven del turismo. “Lo mejor de la temporada se dio en la primera quincena de febrero, que fue mejor que la de 2012”, aseguró Taurasi. Pero lo bueno duró poco: “La segunda quincena fue catastrófica”, se sinceró. Según Stahli, la villa con acento europeo tuvo “picos de 99 por ciento”.

Un hecho: la estadía se achicó. “Cambió la forma de vacacionar de la gente. Desde hace algunos años se sale tres veces al año, tres o cuatro días. Se terminaron las temporadas de siete o 10 días de años anteriores”, razonó Pomponio. Y explicó que el fenómeno está dado por la incorporación de findes largos fruto de los nuevo feriados. Según el Indec, la estadía media se redujo en casi un día en Villa Carlos Paz si se compara diciembre de 2012 con el mismo mes de 2011: pasó de 4,5 días a 3,8 días.


El titular de Turismo de Mina Clavero tiene una visión parecida: “Hay que trabajar con otra lógica porque ha cambiando la forma de vacacionar de la gente. El desafío es trabajar para brindar una propuesta para todo el año”, manifestó Alejandro Taurasi.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo