?>
Córdoba

Luz: recalientes con los cortes, vecinos le dieron a los “cortes”

Pese a los pedidos de “paciencia” de la Epec y del propio gobernador a la gente por la restitución del servicio, anoche se les acabó esa virtud a muchos de ellos, que protagonizaron varias protestas.

Pese a que la Empresa Provincial de Energía de Córdoba a través de su presidente, Osvaldo Simone, y del propio gobernador, José Manuel de la Sota, le había pedido “paciencia” a los vecinos a la hora de la restitución del servicio en una importante cantidad de barrios, anoche, cuando llegó la oscuridad, a muchos de ellos se les acabó precisamente esa virtud que solicitaron las autoridades y salieron a la calle a cortar distintas arterias reclamando por la falta de luz en sus viviendas.

Fueron al menos 8 cortes en distintos puntos de la ciudad, que provocaron distintos efectos para la gente que circulaba en autos o de a pie por la zona. En el caso más problemático, vecinos de Villa El Libertador mantuvieron cortada por lapsos la Ruta 5, que comunica esta ciudad con Alta Gracia, justo en el momento en que mucha gente circulaba por esa zona rumbo a la Fiesta de Colectividades. Los automovilistas tuvieron que buscar la autopista Córdoba-Villa Carlos Paz, para tomar la variante y llegar a ese lugar.

En tanto, en barrio San Vicente, otro grupo de vecinos cortó la avenida Sargento Cabral a la altura de las vías del tren, en medio de una oscuridad total en la zona y ánimos más que caldeados entre la gente. “Acá parece que hay privilegios, otros barrios de más poder adquisitivo que están acá cerca tienen primero la luz que nosotros, ¿cómo es eso”, se preguntó Delia, una de las manifestantes. “Hemos tenido que tirar comida porque ya no tenemos cómo conservarla y nadie nos da respuestas desde la Epec después de que ocurriera la tormenta, ni el teléfono atienden”, dijo un enojado Rubén.

En tanto, también se registaron cortes en avenida Sabattini, en barrio Yapeyú, en un sector de Argüello y en otro de barrio Comercial. En todos los casos, la protesta se extendió por algunos minutos, ante la mirada de la Policía que custodiaba de cerca muy atenta a la posibilidad de que aparecieran los famosos “amigos de lo ajeno” aprovechando la oscuridad reinante en esos barrios.

Por fortuna, en ninguno de los casos se generaron incidentes, más allá de las discusiones propias entre los vecinos y algunos automovilistas.

Pérdidas millonarias. En tanto, ayer se conoció que la Epec habría sufrido pérdidas de entre 20 y 25 millones de pesos en infraestructura eléctrica a causa del temporal del lunes, según estimó ayer Osvaldo Simone, presidente de la empresa. “A 48 horas del evento, de los 180 distribuidores que salieron de funcionamiento, estamos todavía con 23 fuera de servicio”, detalló en diálogo con Radio Mitre, y calificó al temporal como “desastre natural”. “No hay datos históricos de que un evento de origen climatológico haya producido semejante daño en la infraestructura de la Epec, nunca fueron afectados más de 40 ó 45 distribuidores”, explicó. “Estamos con toda la capacidad operativa en la calle, y con el acompañamiento de cooperativas eléctricas y recursos de delegaciones cercanas, tratando de atender este desastre”, valoró. Sin embargo, ayer quedaban “unas 10 rutas más complicadas”, cuya solución tardaría más tiempo. 

En la apertura de sesiones de la Unicameral, el gobernador José Manuel de la Sota también se refirió a la crítica situación del suministro eléctrico, y afirmó que no se puede decir “con seguridad” en qué momento estaría completamente restablecido el servicio. 

“Yo sé que cuando uno está sin luz no hay explicación que valga. La red tiene dos mil kilómetros. Hay zonas donde tenemos que hacer el tendido totalmente nuevo, zonas de 40 ó 60 kilómetros, que han quedado destruidos”, precisó ayer el mandatario. “Como dice (el humorista) Cacho Buenaventura, ‘es lo que hay’. Y la verdad es que con lo que hay se hizo un gran esfuerzo”, bromeó el gobernador. 

Sin evacuados. Ayer, el comité de emergencia conformado por la Municipalidad y la Provincia, informó que no quedaban personas evacuadas en los centros que se habían creado para tal fin. La gente volvió a sus casas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo