?>
Córdoba

Dos niños fueron internados por tomar de la “jarra loca”

Dos chicos de 13 y 14 años de Villa Siburu terminaron en el Hospital de Niños –uno en coma– por mezclar piscofármacos de alto riesgo y alcohol. Otro de 17 ingresó al San Roque. Ya están repuestos.

Dos niños de 13 y 14 años de Villa Siburu fueron internados en estado de gravedad en el Hospital de Niños de la ciudad de Córdoba por haber consumido drogas mezcladas con alcohol en dosis elevadas, lo que se conoce con el nombre de “jarra loca”. El cuadro se agravó para uno de ellos y entró en coma, ya que en la mezcla habían incluido neurolépticos, psicofármacos de alto riesgo.

La jefa del Área de Toxicología del hospital, Nilda Gait, confirmó el ingreso de los dos chicos: “El martes por la mañana recibimos a un niño de 14 años en coma. Lo asistimos en el shock room y luego lo internamos en una sala común. Al poco tiempo llegó otro chico, de 13 años, que había estado en la misma reunión. Tenía un cuadro de intoxicación grave”.

Además de los dos chicos, también terminó intoxicado una tercera persona que había participado del peligroso evento. Un joven de 17 años fue internado ese mismo martes en el Hospital San Roque Nuevo. Al cierre de esta edición, los tres habían sido dados de alta.
 
No despertaba.
La alarma en Villa Siburu se encendió el martes a la mañana. La madre de uno de los chicos intentó despertarlo y tras reiterados intentos notó que no reaccionaba. De inmediato llamó a la ambulancia y el pequeño fue asistido en el Hospital Pediátrico.

En la ex Casa Cuna le aplicaron los primeros auxilios, le hicieron un lavado gástrico y un tratamiento con carbón activado. Ante el cuadro de gravedad, fue derivado al Hospital de Niños.

“La madre del chico de 14 años alertó a los familiares de sus amigos. Al rato recibimos a uno de ellos y el otro fue derivado al San Roque”, informó Gait.

Según pudo conocer este diario, los tres habían estado tomando la “jarra loca” el lunes por la noche en una de las calles de Villa Siburu. Al cóctel de alcohol y pastillas, le habrían agregado otro tipo de drogas ilegales, aspecto que fue denunciado y estaría siendo investigado por la Justicia. 

El fármaco utilizado en la mezcla se llama carbamazepina. Es un antiepiléptico prescripto para el tratamiento de la epilepsia y el trastorno bipolar. Mezclado con alcohol, produce un efecto denominado “crisis de ausencia”: la persona pierde la noción del tiempo y del espacio y libera sustancias que la desinhiben.

“El problema de las mezclas es que tienen efecto depresor del sistema nervioso central, en forma doble. Se potencian las consecuencias y pueden  producir una muerte por paro respiratorio. Los chicos creen que esto los va a hacer volar. Los efectos que nos preocupan son los adversos. Los chicos usan cualquier cosa, todo les viene bien”, explicó el  jefe de Toxicología del Hospital Urgencias, Daniel Gómez.

Más de la mitad combina.

Las estadísticas anuales de la Casa del Joven revelan que más de la mitad de los adolescentes se droga a través de mezclas. La muestra fue realizada a partir de 3.540 jóvenes de 14 a 20 años que consultaron en la institución.

Policonsumo. El 59 por ciento de los jóvenes que se acercaron manifestaron que se drogan mediante mezclas de diferentes fármacos con alcohol.
Marihuana. El 28 por ciento de los pacientes se manifestó adicto a la marihuana.
El resto. Del total restante, un 5 por ciento dijo que consume sólo alcohol, un tres por ciento cocaína y otro tres por ciento alucinógenos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo