?>
Córdoba

Aumenta el riesgo infeccioso en el Hospital de Niños

Dos de las tres bombas que alimentan con agua al hospital se rompieron y hubo problemas

Los baños de los consultorios externos del Hospital de Niños se quedaron sin el vital servicio del agua. Para higienizarse las manos, paciente tras paciente, los médicos tuvieron que utilizar alcohol en gel. En tanto, algunos que tenían turno con el odontólogo tuvieron que volverse a sus hogares porque las consultas fueron suspendidas.

Ese es el panorama que se vive en el Hospital de Niños de la Santísima Trinidad, el principal centro público de asistencia pediátrica en la provincia. Desde ayer a la madrugada, el 30 por ciento del servicio del agua se vio resentido debido a la rotura de dos de las tres bombas que alimentan los tanques del hospital. Los delegados denuncian falta de mantenimiento, las autoridades aducen roturas habituales.

“Este problema se debe a la falta de mantenimiento. Si hubiese un control diario, este tema no habría existido. Faltan herramientas y recursos para la manutención de la institución, y a la larga terminamos en estos dilemas”, dijo a este diario la delegada Graciela Martín.  Según Martín, las zonas afectadas fueron tres salas de internación y algunos consultorios externos. Los quirófanos y las terapias contaban con el servicio. “Se suspendieron turnos de odontología y traumatología. Los médicos tenían que lavarse las manos con alcohol en gel”, aseguró.

Por su parte, el director del hospital, Héctor de Uriarte, aseguró que la provisión del agua había disminuido en un 30 por ciento. “Ha incidido en áreas de baja complejidad e internación. Estamos trabajando con defensa civil, Infraestructura, Bomberos y Aguas Cordobesas. Esperamos normalizar el servicio esta tarde”, puntualizó.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo