?>
Mundo

Sin lugar para los represores

Uruguay. El Ejército aseguró que no encubrirá ni admitirá en sus filas a homicidas ni delincuentes de la última dictadura.

El comandante en Jefe del Ejército uruguayo, Pedro Aguerre, aseguró ayer que “no tolerará ni encubrirá a homicidas” en sus filas y sostuvo que “si ha existido o existiera” un pacto de silencio en torno a los delitos de la última dictadura (1973-1985) ordena su “revocación inmediata”.

“El Ejército no es una horda, malón o algo similar. El Ejército no aceptará, tolerará, ni encubrirá a homicidas o delincuentes en sus filas”, dijo Aguerre, luego de que la semana pasada el análisis de restos hallados en un predio militar determinara que pertenecían a un maestro detenido y desaparecido en 1977, que murió de un disparo en la cabeza tras ser torturado.

Se trata de la primera vez que un comandante del Ejército realiza una declaración de este tipo.

“Quien les habla comete errores y faltas a diario, como todo ser humano, pero hoy estamos hablando de delitos, y esa es una línea que este Comandante y su Ejército no traspasarán”, añadió Aguerre, que asumió el pasado 31 de octubre.

“El Ejército actúa acorde a los Convenios de Ginebra y La Haya, los Protocolos adicionales y demás acuerdos relativos”, destacó Aguerre, en referencia a los tratados internacionales que consagran los principios humanitarios fundamentales en las guerras.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo