?>
Mundo

Las protestas en Brasil, más tranquilas

Pese a la promesa de la presidenta de sentarse a negociar un pacto nacional por los servicios públicos, continuaron las reivindicaciones.

Las manifestaciones que sacuden a Brasil desde la semana pasada prosiguieron ayer, con protestas en unas 20 ciudades, pese al diálogo propuesto anoche por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en cadena nacional.

Ni la propuesta de pacto nacional de la jefa de Estado para mejorar los servicios públicos ni la reducción de las tarifas de transporte público en las mayores ciudades, que era la reivindicación inicial de los manifestantes, han convencido a los brasileños a cesar sus movilizaciones.

Las protestas, sin embargo, perdieron intensidad con respecto a las del jueves, cuando cerca de 1,2 millones de brasileños salieron a la calle en un centenar de ciudades para exigir mejores servicios públicos, condenar la corrupción y criticar los gastos del Gobierno con el Mundial 2014.

Objetivos puntuales. Además de menos numerosas, las protestas de ayer tuvieron objetivos específico.

La mayor manifestación de este sábado congregó a unas 65.000 personas en Belo Horizonte para criticar el despilfarro de recursos y los supuestos desvíos en la construcción de los estadios exigidos por la FIFA para el Mundial. En San Pablo, criticaron un proyecto de ley que pretende reducir el poder de investigación del Ministerio Público, y en Brasilia se reivindicaron los Derechos de la mujer.

Los brasileños no se desmovilizaron cuando los intendentes de las principales ciudades anunciaron las demandadas reducciones en pasajes de autobús, su principal exigencia, ni ahora tras la convocatoria al diálogo.

La mandataria citó en su discurso propuestas para algunas de las reivindicaciones. Sobre la salud, aseguró que “traerá de inmediato a millares de médicos del exterior para ampliar la atención”, y en cuanto a educación dijo que insistirá ante el Congreso en un proyecto que destine a este sector el 100% de las regalías petroleras.

Incidentes. Las únicas manifestaciones de ayer que terminaron con incidentes fueron las de Belo Horizonte y Salvador, ciudades en que se disputaron partidos por la Copa Confederaciones.

La policía de Belo Horizonte usó gas lacrimógeno para dispersar a manifestantes que querían marchar al estadio en el que México venció a Japón. Los enfrentamientos dejaron al menos 12 heridos.

En Salvador se registraron enfrentamientos menos graves, con manifestantes que querían acercarse al estadio donde Brasil venció a Italia. Unos 30.000 manifestantes en San Pablo y grupos menores en Brasilia y Goiania marcharon contra un proyecto que retira poder de investigación al Ministerio Público, lo que consideran una iniciativa de legisladores corruptos para tener impunidad.

...........

65.000

Son los brasileños que protestaron ayer en Belo Horizonte contra el gasto de recursos para el Mundial.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo