?>
Mundo

Nueva York empieza a moverse tras el paso de Sandy

El primer gran paso de la ciudad fue la reanudación de operaciones en su tren subterráneo.

Nueva York dio un importante paso hacia la recuperación de su ritmo frenético con la reanudación de operaciones en su tren subterráneo tras el paso del huracán Sandy.

Mientras tanto, las acciones de limpieza en otras partes apenas comenzaron.

La decisión de reabrir este jueves las partes no dañadas del sistema de transporte más grande de Estados Unidos fue adoptada mientras la región afectada se esforzaba por reponerse de una tormenta que causó la muerte de más de 140 personas desde que pasó por el Caribe y dejó sin electricidad a más de cinco millones de habitantes, sólo en Estados Unidos.

Dos de los principales aeropuertos de la región abrieron el miércoles y las autoridades prometieron que un tercero, el Aeropuerto LaGuardia, volvería a funcionar en este jornada.

Los actores y las audiencias ansiosas hicieron resurgir a los teatros de Broadway. Y los neoyorquinos atestaron los ómnibus que regresaron por primera vez a las calles de la ciudad desde que golpeó la tormenta.

Ayuda. A lo largo y ancho de la región, las personas agobiadas por la tormenta se apoyaron mutuamente, en algunos casos para dar consuelo a los damnificados.

Además se ofrecieron duchas calientes e interruptores eléctricos con el fin de que las personas sin electricidad pudieran cargar sus teléfonos celulares.

La actitud de compañerismo ya había comenzado el miércoles, cuando multitudes de personas caminaron hombro a hombro por el puente de Brooklyn hacia Manhattan para ir a trabajar.

La escena evocó la huida del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 y del apagón de 2003, sólo que en sentido contrario.

Unidos. El espíritu del compañerismo voluntario llegó hasta los políticos, que al menos aparentaron dejar de lado sus diferencias para concentrarse en las secuelas de Sandy.

"Aquí estamos por ustedes", declaró el presidente Barack Obama en el estado de Nueva Jersey al recorrer una zona devastada. "No vamos tolerar el papeleo. No vamos a tolerar la burocracia", dijo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo