?>
Mundo

Misterio: hallan huellas no humanas de 8 mil años en Egipto

Antropólogos de la Universidad de Cambridge revelan misteriosas pinturas rupestres de manos de 8 mil años de antigüedad. El aspecto de las mismas es un misterio. 

National Geographic publicó recientemente una investigación de unas misteriosas pinturas ubicadas en una cueva cercana a la localidad egipcia de Wadi Sura y que poseen 8.000 años de antigüedad. Hasta aquí todo bien, sin embargo los antropólogos quedaron perplejos ante algunas imágenes: las huellas de  dedos meñiques encontrados no pertenecen a un ser humano.

El estudio fue realizado por un grupo de antropólogos del Instituto McDonald de investigación arqueológica (Universidad de Cambridge) encabezados por Emmanuelle Honoré. En el año 2002 fueron descubiertas en la gruta unas 5.000 pinturas rupestres cuya antigüedad estimada es de 8.000 años. La mayoría de ellas reflejan imágenes de seres humanos, animales y misteriosas especies sin cabeza.  Además, se encontró manos pertenecientes a un adulto y 13 impresiones de pequeño tamaño. Hasta ahora se pensaba que estas últimas las habían dejado niños, pero los antropólogos han desmentido esta teoría.

Al comparar los resultados de las huellas con las manos de menores y hasta bebes nacidos antes de tiempo han llegado a la conclusión que no son humanas. Las huellas son demasiado pequeñas y los dedos eran más largos que los de los niños. 

Características

Los investigadores llegaron a las siguientes conclusiones luego de años de investigación y comparación con patrones de manos hallados en distintas excavaciones alrededor del mundo y con la de niños de distintas culturas: 

-El posicionamiento de las diminutas manos y los dedos varía de contorno para delinear, lo que llevó al equipo de investigación a la conclusión de que eran flexibles y articulado y descartó la posibilidad de una plantilla formada de un material estática como la madera o arcilla.

-Se sospechó inicialmente en que eran patas de mono, pero por sus proporciones quedaron también fuera, investigadores colegas del Museo de Historia Natural de París le sugirieron a los expertos investigar si eran de reptiles.  

-Hasta el momento, los ejemplos que tienen proporciones más cercanas a las manos del "bebé" provienen de las patas delanteras de lagartos del desierto o, posiblemente , los pies de los cocodrilos pequeños. Varios todavía viven en la región hoy en día y son considerados como criaturas de protección por las tribus nómadas de la zona.

La revelación de que las pequeñas imágenes de la mano de Wadi Sura II no son ni siquiera humanas es una gran sorpresa para los investigadores que estudian el arte rupestre del Sahara . Los "estenciles animales" se usaban en Australia o América del Sur, pero nunca de manos o patas.

Fuente: National Geographic

Sumate a la conversación
Seguí leyendo