Mundo

Más pruebas en contra de Megaupload

La justicia de estados Unidos anunció que tiene nuevos cargos y pruebas que demuestran la utilización del sitio con fines ilegales.

El Departamento de Justicia anunció hoy nuevos cargos y pruebas que muestran que Megaupload y Megavideo se utilizaban esencialmente para descargas ilegales, pese a que intentaba dar la impresión que los usuarios subían información generada por ellos mismos.

El Departamento de Justicia amplió hoy las pruebas y datos del caso contra Megaupload en el Tribunal Federal del Distrito Este de Virginia, en los que se detalla que los usuarios reales registrados de esos servicios son de 66,6 millones y no 180 millones como alegaban los acusados.

Las indagaciones indican que sólo 5,86 millones de usuarios del total subieron en alguna ocasión algún archivo, lo que demuestra, en opinión del Departamento de Justicia, "que más del 90 por ciento sólo usaba el sistema de los acusados para descargas".

El Departamento de Justicia añade el ejemplo de un usuario que durante cerca de seis años repetidamente infringió las leyes de propiedad intelectual, y recibió compensación económica por parte de Megaupload por subir películas ilegalmente.

Dicho usuario subió 16.950 archivos a Megavideo.com y Megaupload.com, generó 34 millones de visionados y recibió hasta 3.400 dólares por parte de la "Mega Conspiración", como se ha referido en ocasiones el Departamento de Justicia al caso.

Según los nuevos datos, la compleja arquitectura de servidores de Megaupload engañaba a las empresas que protestaban por los derechos de autor de los contenidos del servicio al indicarles que los archivos habían sido eliminados cuando no era cierto.

El 5 de enero siete personas, entre ellas el fundador de Megaupload, Kim Schmitz, en prisión preventiva en Nueva Zelanda, fueron acusadas por el Gobierno estadounidense de conspirar para cometer estafa, incumplimiento de los derechos de autor y lavado de dinero, entre otros cargos.

Hasta la fecha Estados Unidos ha arrestado a cinco personas y ha congelado 50 millones de dólares en activos, a los que con el anuncio de hoy suma inmuebles, cuentas bancarias, equipos náuticos, joyas y relojes.

Estados Unidos intenta conseguir que Nueva Zelanda extradite a Schmitz, de nacionalidad alemana y también conocido como "Kim Dotcom", quien había levantado un multimillonario imperio gracias a descargas de contenidos que violaban los derechos de autor.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo