?>
Mundo

Francisco: defensa bien cerrada

El Vaticano salió a despegar al papa Francisco de las acusaciones que lo vinculan con el accionar de la última dictadura militar en nuestro país.

El Vaticano calificó ayer de “campaña anticlerical” las acusaciones que buscan una conexión con la última dictadura militar en el pasado del papa Francisco.


Mientras, el pontífice, en su jornada más tranquila desde que fue elegido sucesor de Pedro el miércoles, pidió encontrar nuevos métodos de evangelización durante un acto con los cardenales en el que sufrió un pequeño resbalón sin consecuencias.


El ruido en torno a la figura de Jorge Mario Bergoglio –hoy Francisco– y su presunta connivencia con el gobierno de facto que estuvo en el poder entre 1976 y 1983 llevó al Vaticano a desmentir esas informaciones, que definió como “calumniosas y difamatorias”.


La Santa Sede aludió al secuestro de los sacerdotes jesuitas Francisco Jalics y Orlando Yorio en 1976, cuando Bergoglio era provincial de los jesuitas en Buenos Aires y fue criticado por haber hecho la vista gorda.


“No ha habido nunca una acusación concreta y creíble en su contra. La Justicia argentina lo ha interrogado una vez, pero sólo como persona conocedora de hechos, pero nunca ha sido imputado por nada”, dijo el Vaticano en un comunicado leído por su vocero, Federico Lombardi.


“El (Bergoglio) ha negado de forma documentada, con pruebas, todas las acusaciones. Existen en cambio muchas declaraciones que demuestran cuánto Bergoglio ha hecho para proteger a muchas personas en el tiempo de la dictadura militar en Argentina”, agregó.

“La campaña contra Jorge María Bergoglio es bien conocida y se remonta desde hace varios años. La lleva a cabo una publicación caracterizada por campañas a veces calumniosas y difamatorias. La matriz anticlerical de esta campaña y de otras acusaciones contra Bergoglio es notoria y evidente”, dijo Lombardi.


Sin nombrarlo, el vocero se refirió al diario porteño Página 12 y en particular al periodista Horacio Verbitsky, que fue quien avivó este tema con un nuevo artículo publicado el miércoles, tras la elección de Bergoglio.

con apoyo local. El jueves, frente a estas denuncias, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, entre otros, aseguró que “no hay ningún vínculo que relacione” a Bergoglio con la dictadura militar.


“Hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no. No creo, como algunos dicen, que haya sido cómplice de la dictadura”, enfatizó el dirigente de derechos humanos. Y reflexionó, sin embargo, que “tal vez no tuvo el coraje, la presencia de reclamar con mayor fuerza” por los detenidos y desaparecidos a manos de las Fuerzas Armadas.

Nuevos mensajes. Al margen de la polémica política, Francisco se reunió con los cardenales para dirigirles unas palabras de inspiración pastoral en el único acto oficial del día. “Tengamos el coraje de perseverar, de encontrar nuevos métodos de evangelización, de llevar el Evangelio a cada rincón de la Tierra”, dijo.


El pontífice recordó a los cardenales, muchos de ellos ancianos: “Transmitamos esta sabiduría a los jóvenes, como el buen vino, que con el tiempo mejora”, manifestó.


Además volvió a tener palabras de elogio para su antecesor Benedicto XVI, ahora papa emérito.

Jesuitas en la Esma. Se cuestiona a Bergoglio no haber ayudado a dos sacerdotes que fueron secuestrados durante la dictadura.

......................................................

Las frases del segundo día

“Valor, hermanos: Probablemente la mitad de nosotros está en la vejez. Y la vejez, se dice, es la sede la sabiduría de la vida. Los viejos tienen la sabiduría que les da el haber caminado mucho”.

“Pienso con profundo afecto y con gratitud en mi venerado predecesor, Benedicto XVI que en estos años de pontificado ha enriquecido y vigorizado a la Iglesia con su magisterio, su bondad, su guía, su fe, su humildad y su mansedumbre que permanecen como patrimonio para todos”.

......................................................

Más críticas contra el papa

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, apuntó contra el papa Francisco por el rol de la jerarquía de la Iglesia Católica argentina durante la última dictadura cívico-militar.


“Todas las opiniones se conjugan haciendo memoria, qué rol tuvo la Iglesia. Uno condena a la jerarquía eclesiástica porque fueron partícipes, cómplices, ocultadores, directa o indirectamente”, lanzó.


“Es una historia muy triste que entinta a toda la jerarquía de la Iglesia Católica argentina, que no ha dado ni un paso para colaborar con la verdad, la memoria y la Justicia. Bergoglio pertenece a esa iglesia –y hoy la representa– que oscureció al país. No ha sido así en otros países, en Chile y Brasil”, sostuvo.

Confundidos. Para Carlotto la satisfacción nacional por tener un papa “confunde un poco”. “Uno razona que Bergoglio nunca habló ni se nos acercó a las Abuelas para ayudarnos. Ha ayudado en otros temas, muy lacerantes, pero no el nuestro”, explicó.
“Nos sentimos muy desamparadas por la jerarquía de la iglesia”, agregó.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo