?>
Mundo

El Papa Francisco celebra multitudinaria misa en la Plaza de la Revolución

El Papa, quien arribó ayer a Cuba para comenzar su gira de tres días, celebra la primera de las tres misas en ese país. Previamente, el Sumo Pontífice recorrió la zona en el papamóvil.

El Papa Francisco ya está en la Plaza de la Revolución, donde este domingo brindará la primera de tres misas, ante una multitud. El Sumo Pontífice llegó al lugar a bordo del papamóvil, recorrió la plaza y saludó a la gente entre la algarabía de los presentes que ondeaban banderas de Cuba y del Vaticano.

Católicos y no creyentes por igual asisten a la plaza, donde se localiza la icónica imagen del Che Guevara.

"Como cristianos, la visita de Francisco es muy importante para la fe, para el perdón, para la reconciliación, para subsanar las heridas que puedan existir entre los cubanos de aquí y de allá", dijo Yenislei González, de 29 años, que vino de Villa Clara, al este de La Habana.

Cuando el sol aún no había sido visto por completo, miles de fieles ya aguardaban en el sector destinado al público, que madrugó para celebrar la primera de las tres misas que dará Francisco por su gira de tres días en Cuba. Los 3500 invitados especiales se acomodaron  en las sillas colocadas frente al estrado papal, que se montó en el costado a la izquierda al monumento del "Che" Guevara, que observa el color de una plaza nutrida de banderas de Latinoamérica, del Vaticano y también algunas del club de fútbol de Francisco, San Lorenzo.

La pulcra organización determinó que los invitados sean colocados en total orden, con previo control de las carteras, incluso de los sacerdotes cubanos, quienes entraron en procesión sosteniendo gorras, mochilas y botellas de agua. Música religiosa desde los parlantes y oraciones silenciosas entre los presentes animan la jornada húmeda y nublada que aguarda la llegada de Francisco, quien previamente recorrerá en el Papamóvil los alrededores de la plaza. Un lugar especial tienen los miembros de otras iglesias y religiones, que fueron colocadas una fila antes de los miembros católicos; en unas sillas de plástico geométricamente colocadas con una precisión detallista.

Una de las monjas que esperaba la llegada de Francisco, María del Carmen, dijo que la visita de Francisco genera "mucha esperanza": "viene a animarnos con la fe, y creo que es representante de Cristo y como católica es algo extraordinario".

En tanto Elia, una mexicana que viajó desde su país natal para presenciar la misa del sumo pontífice argentino, afirmó: "Me siento orgullosa de mi iglesia por cómo la está llevando adelante Francisco, con los mensajes que está dando, no sólo en la homilía sino también en su actitud y ejemplo".

"Sentimos su cercanía, porque habla como Cristo nos hablaría en este tiempo", y sostuvo que "está haciendo su papel de pastor pendiente de todas las ovejas, porque somos todos importantes para él", concluyó.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo