?>
Mundo

Crucero Costa Concordia: el capitán odiado

Tragedia marina. Hoy por hoy, Francesco Schettino, responsable del naufragio del Costa Concordia, es el hombre menos querido de toda Italia.

 

Francesco Schettino, de 52 años, que en los últimos días se ha convertido en “el hombre más odiado de Italia”, era hasta el viernes un altivo capitán de una de las embarcaciones más impresionantes de ese país.

En la foto de su muro de Facebook se lo puede ver con el saco blanco de capitán y el rostro bronceado. Tiene estampa de calma y prestancia, la de un hombre a cargo de una embarcación de impresionantes dimensiones como la que él lideraba.

Sin embargo, tras los sucesos del viernes por la noche, por los que está bajo arresto domiciliario y enfrenta los cargos de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono de la nave, la imagen de Schettino dio un giro de 180° al punto de que ahora es rotulado por la mayoría de los medios italianos como el “hombre más odiado de Italia”.

Schettino, que corre riesgo de pasar hasta 15 años en la cárcel, también recibió el poco feliz apodo del “capitán cobarde”, después de que se hiciera pública la conversación que tuvo con las autoridades portuarias, en las que se desprende que había abandonado la nave mientras cientos de pasajeros seguían a bordo.

Schettino nació en la ciudad costera de Castellammare di Stabia, cerca de Nápoles, en el sur de Italia, y vive en un departamento en Meta di Sorrento, junto con su esposa Fabiola y su hija de 15 años.

En su juventud, asistió a un instituto náutico en la ciudad de Piano di Sorrento y comenzó a trabajar al servicio de la prestigiosa compañía de cruceros Costa Crociere, de Génova, a la que pertenecía el Costa Concordia –una de sus joyas– en el año 2002.

Previamente, había sido comandante de ferry. “Era como pasar de manejar un camión a un Ferrari”, comenta uno de sus colegas al referirse al Costa Concordia.

No todos lo “odian”. La ciudad de Schettino, la sureña Meta di Sorrento, estrechó el círculo de protección alrededor del capitán, señalado como el mayor responsable de la tragedia, convencida de que hizo todo lo posible para salvar a más de 4 mil personas.

Schettino es “el hombre más detestado” de Italia, según la prensa y las páginas de Internet, sin embargo es defendido a capa y espada por sus paisanos.

“Garantizó la seguridad a mucha gente, fue hábil”, repiten varios vecinos, quienes subrayaron que dirigir los socorros desde las lanchas de rescate se llama “control marítimo” y es un comportamiento “completamente legal”.

Los vecinos apoyan la versión del capitán, quien además de haber asegurado que salvó miles de vidas también explicó que “cayó del barco a un bote salvavidas”, mientras ayudaba a los pasajeros y que luego le fue “imposible” regresar al crucero. Sin embargo la jueza declaró que hay “graves indicios” en su contra.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo