Tu belleza

Siete malos hábitos que arruinan la piel

El ritmo de vida y los malos hábitos exponen a la piel y la dañan. Cuáles son los siete enemigos más letales y cómo evitar sus efectos.

1.Los malos hábitos cotidianos dañan la piel

Existen otras causas que atentan contra la buena salud de la piel. Muchas, incluso, se hace de manera habitual sin saber el daño que están generando. La piel es un órgano que posee una estructura sofisticada que lleva adelante múltiples funciones esenciales para nuestro bienestar general. Desterrar malos hábitos y tener cuidados básicos con la piel, van a colaborar para que luzca bien y para que pueda cumplir con su tarea de protegernos de las agresiones externas y mantener la homeostasis de nuestro organismo.

2.No desmaquillarse antes de ir a dormir

La higiene facial es fundamental, sobre todo para eliminar bacterias, células muertas, exceso de grasa y otras impurezas. Si usamos maquillaje y no lo retiramos debidamente, estamos tapando los poros de nuestra piel y se irrita. Un tip para esto: usar aceite de almendra en su estado natural.

3.El cloro de la pileta

El manto hidrolípido de la piel juega un rol muy importante. Su ph inhibe el crecimiento de bacterias y mantiene la flora habitual. Debemos conservarlo en rango óptimo que oscila entre 4,7 y 5,75 (ácido). Pasar un tiempo largo en el agua provoca la evaporación de la humedad de la piel al abandonarla. Si a eso le sumamos los químicos agregados al agua, como el cloro, es fácil adivinar que tendremos la piel seca y tirante cuando terminemos de nadar. Consejo: darse un enjuague rápido con agua no caliente, usando un jabón cremoso, y colocarse mucha crema humectante luego de secarnos sin frotar.

4.Exposición a ambientes climatizados

La exposición continua al aire acondicionado altera el manto hidrolípido de la piel, es decir, esa capa que nos protege de las agresiones externas. En condiciones normales, el ph de ese manto es ácido, pero por efecto del aire seco y la baja humedad de los ambientes climatizados, se vuelve alcalino. El cambio produce sequedad en la piel y disminuye sus defensas. El uso de calefacción alta en invierno también extrae la humedad del ambiente con consecuencias similares a las del aire acondicionado. No falla: rociarnos con agua termal para mantener la humedad de la piel, disminuir su temperatura y aprovechar sus propiedades antiinflamatorias.   

5.No usar protección solar

La luz solar, especialmente los rayos UVA y UVB, puede causar eritema solar, envejecimiento cutáneo prematuro, daño ocular, debilitamiento del sistema inmunitario, reacciones fotoalérgicas y fototóxicas e incluso cáncer de piel. Los rayos UVA deterioran la elastina y el colágeno, por eso aceleran el proceso de envejecimiento cutáneo. Los rayos UVB provocan las quemaduras y aumentan el riesgo de sufrir un cáncer a largo plazo, por lo que son los más peligrosos. No olvidar: usar siempre protección solar, para evitar el envejecimiento prematuro y fundamentalmente el cáncer de piel.

6.Sedentarismo

El ejercicio físico pone en movimiento el sistema circulatorio, con lo cual ingresa más oxígeno a nuestro organismo, que es vital para las células y colabora para eliminar el dióxido de carbono. Otra forma de deshacernos de sustancias tóxicas es a través del sudor de la piel, favoreciendo a la depuración del organismo. Al practicar cualquier deporte, se liberan endorfinas, que son las encargadas de generarnos ese estado de bienestar interno que se ve reflejado en nuestra piel. La persona sedentaria se pierde de contar con todos los beneficios del ejercicio. Una idea: caminata diaria de 20 minutos.

7.Apretarse los granitos y sacarse las cascaritas

Los granitos de acné son la consecuencia de la inflamación e infección de la unidad pilosebácea. Si apretamos un granito y dañamos la piel, generamos una puerta de entrada para las bacterias del exterior, agravando así la infección, provocando mayor inflamación y enrojecimiento. Cuando arrancamos en forma prematura las cascaritas de las heridas, alteramos los tiempos y las etapas de la cicatrización normal. Alterar el proceso de reparación de la piel puede dejar secuelas como manchas o queloides. El secreto: paciencia. 

8.Depilarse

Los distintos métodos de depilación, en algún momento, nos presentan un inconveniente poco agradable. El uso de cera caliente puede quemar la piel y en consecuencia dejar una marca hiperpigmentada. Los tirones que realizamos para retirar la cera fría, a largo plazo, pueden dejar flaccidez y arrugas en zonas de piel laxa. Las cremas depilatorias poseen sustancias químicas fuertes que pueden llegar a provocar alergias. Los tratamientos médicos para disminuir el vello (luz pulsada o laser) son los más efectivos.

Sumate a la conversación
MÁS LISTAS