?>
Día Mundial

Mundial Brasil 2014: Irán y Nigeria empataron sin goles

Grupito. Irán y Nigeria, próximos adversarios de Argentina, mostraron un bajísimo nivel. Messi y Cía. tienen la mesa servida.

Si hay algo que las redes sociales saben hacer es dar sentencias. Aunque segundos después de ser escritas esas mismas palabras pierdan sentido y verdad relativa. No fue el caso de ayer: instantes después de que el ecuatoriano Vera le pusiera fin al primer gran bodrio de Brasil 2014, en Twitter se escribió: “Señores, hemos visto el peor partido del Mundial” / “Por fin terminó Irán-Nigeria”.

No fueron errados esos tuits. Nadie podrá decir que no cabeceó mientras miraba el partido.

Más allá del dolor ocular –fue peor que soldar con una autógena sin máscara–, el problema es de nigerianos e iraníes que, si bien sumaron un puntito y están mejor posicionados que Bosnia, con el nivel que mostraron les será difícil pasar de la fase de grupo. Para Argentina, no fue más que la confirmación de lo que se preveía: de los tres, sólo el equipo europeo podía inquietar a los hombres de Sabella, como se vio en el Maracaná.

Ahora, una victoria nacional ante Irán este sábado, a las 13, en Belo Horizonte, pondrá a Messi y sus amigos en octavos, con un partido aún por jugar. La mesa está servida. El panorama, tras el parsimonioso primer tiempo del domingo con Bosnia, aparece inmejorable, a las puertas de los choques decisivos, cuando el Mundial de verdad comienza.

Ni juego físico. Un laburazo tuvieron ayer los editores de la Fifa para poder armar un compacto con las jugadas más peligrosas del juego. Dato: Irán tuvo siete “aproximaciones” al arco de las Águilas Verdes, pero de ese total sólo tres fueron entre los tres palos. Y los africanos tampoco tienen qué mostrar, porque de las 10 “llegadas” (si se las pueden llamar así), sólo un cabezazo tuvo destino de red, una pelota que terminó rechazada en la línea. Un disparo de afuera de Emenike, un gol anulado por falta en ataque a Shola Ameobi, un remate también de lejos de Ogenyi Onazi y un par de cabezazos al final, fueron las jugadas de mayor peligro de una Nigeria que intentó pero no supo encontrarle la vuelta a la defensa rival. Lo de Irán no da ni para sintetizarlo.

Los actuales campeones de África no sólo mostraron un nivel bajísimo, sino que tampoco pudieron marcar diferencia con el juego físico, la piedra angular sobre la que asientan su funcionamiento. John Obi Mikel, el enganche que casi no juega en el Chelsea y es la estrellita de los africanos, deberá pasarlo a nafta si quiere cortar con la racha de salidas rápidas en los últimos dos mundiales (Japón-Corea 2002 y Sudáfrica 2010).

Cambios: PT, 29m Joseph Yobo por Oboabona (N). ST, 7m Shola Ameobi por Onazi (N), 24m Peter Odemwingie por Azeez (N), 33m Alireza Jahan Bakhsh por Dejagah (I), 44m Masoud Shojaei por Heydari (I).
Amonestados: Timotian (I).
Árbitro: Carlos Vera (Ecuador).
Estadio: Arena da Baixada (Curitiba).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo