?>
Deportes

Wanchope Ábila: Los goles en el barrio son distintos...

Tras su gol en Copa Libertadores, el delantero cordobés de Huracán Ramón "Wanchope" Ábila va por más. Pero no se olvida de sus raíces. “Quiero disfrutar esto”, dijo el ex Instituto. Qué también se acordó de la Gloria...

Cuentan que el martes después de las nueve de la noche, bien en lo oscuro de barrio Remedios Escalada, se escuchó un grito. Y después varios más. Un grito de gol, claro. Pero no jugaba ninguno de los clubes de Córdoba.  Allá lejos, en Perú, el negrito que salió del barrio para triunfar metía un gol que no era un gol más. Por eso la alegría de la gente del barrio. Porque Ramón Ábila, de él se trata, nunca se olvida de sus raíces, de dónde salió.

Y una noche, por Copa Libertadores, hizo uno de esos goles que tanto se vieron en la canchita de Unión Florida. Y también en Instituto, el club de sus amores. Ramón, a sus 25 años (14 de octubre de 1989), debutó en el torneo más importante del continente pisando fuerte. Hizo el primero para el 4-0 de Huracán ante Alianza Lima y asistió para el 2-0. Sí, decisivo. Pero no todo termina ahí: fue el máximo goleador del Globo en 2014 con 13 goles (10 en la B Nacional y 3 en la Copa Argentina). Suma 50 goles como profesional, desde sus inicios en la Gloria en 2008. Y, atentos al dato: hizo 10 goles en los últimos 10 partidos.

Está claro: Ábila logró el ascenso con Huracán. Y es un jugador de Primera, en todo sentido.

Miralo vos a Wanchope...

“La experiencia de jugar la Libertadores es muy linda, el entorno, lo que se genera, el viaje, está muy bueno. Lo he podido disfrutar. Lo tomé con mucha seriedad obviamente. El gol para mi es más que importante siempre, y hacer el primero de la Copa y todo lo que significaba para nosotros, la verdad que valió de mucho... Y sí, los del barrio son distintos, por la cargada, por el orgullo, esos goles son otra cosa”, le contó Ábila a Día a Día.

“Después del partido me dijeron que había hecho 10 goles en los últimos 10 partidos. Me pone contento y me da felicidad. Estoy para eso: para convertir. Quiero que mis compañeros confíen cada día más en mi, que el equipo descanse en mí y mostrar lo que uno viene trabajando y que está para jugar esta clase de torneo, que son muy lindos y exigentes. No queda más que seguir trabajando y ojalá me toque seguir convirtiendo”, agregó.

–¿Se han puesto el objetivo de llegar hasta algún punto en la Copa o sólo jugarla ya es importante para ustedes y Huracán?

–El objetivo primordial es entrar a la fase de grupos, es lo primero que tenemos en mente. Sabemos que dimos un gran paso. Después se irá viendo cómo se dan los partidos. Faltan 90 minutos, aunque sabemos que dimos un paso importante. Tenemos que asegurarlo acá en casa y después en la zona veremos. También tenemos el campeonato que no lo queremos descuidar y que para nosotros va a ser muy importante. Ojalá podamos pelear las dos competencias y que lleguemos lo más lejos posible.

–Se habló de que Boca te quería. Por ahora seguís en Huracán. ¿A dónde te ves en un futuro si los goles siguen llegando?

–Ojalá que en el mejor lugar posible. Uno siempre trata de escalar dentro de lo profesional y en lo que es esta profesión jugar en los mejores clubes. Ojalá tenga la suerte de hacer un montón de goles y me pueda ir a algún lugar que sea para bien, un progreso en todo sentido. Hoy estoy en Huracán, estoy contento, quiero quedarme a disfrutar esto, la verdad que me siento muy cómodo en el club, siempre lo digo. Mis compañeros y el técnico me hacen sentir importante. Quiero disfrutar esto y ojalá si se da, que sea el mejor lugar posible.

–En Alta Córdoba hubo mucha gente contenta por tu gol. ¿Qué mensaje le dejás a la gente de Instituto que siempre te sigue?

–Que soy uno más igual que ellos, que yo también soy hincha del club. Que espero lo mejor para esta temporada, que lo voy a seguir, que hay que alentar, que hay que sumar como siempre digo. Que hay que asociarse. El club se va a levantar cuando nosotros realmente seamos participes de eso y tomemos conciencia. Ojalá que tengan el mejor año, que la vienen sufriendo hace bastante, los pibes del club que la verdad que hoy tiene la posibilidad y se la han ganado. Y que pronto nos podamos ver y poder disfrutar juntos como alguna vez pasó.

Su carrera, en alza

Ramón Ábila nació en Córdoba el 14 de octubre de 1989 -25 años-, mide 1,75 centímetros y jugó en Instituto donde hizo su debut (2008), pasando luego por Sarmiento de Junín (2011/12) y Deportivo Morón (2012/13). Antes de llegar a la Gloria, estuvo en las inferiores del club Unión Florida, de la Liga Cordobesa. Suma 50 goles en 152 partidos como profesional.

Ábila en sus comienzos en Unión Florida.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo