?>
Deportes

Wanchope Ábila: Estoy pasando un gran momento

El delantero cordobés Ramón Wanchope Ábila está en boca de todos. Fue campeón con Huracán de la Copa Argentina y ahora va por el ascenso. "Quiero ascender con este club, para poder jugar en Primera", dijo Ramón.

"Yo soy un cabeza dura, siempre voy a ganar por cansancio". Los que lo conocen a Ramón Ábila (25 años, nacido en barrio Remedios Escalada el 14 de octubre de 1989) saben que siempre será así.

Por eso siempre, de alguna u otra forma, Wanchope terminará saliéndose con la suya. La Cobra, nacido en Instituto, vive un gran presente profesional: fue campeón y goleador de Huracán en la Copa Argentina (competencia de la que es el goleador histórico), logró la clasificación a la Copa Libertadores y está pugnando por ascender a Primera División con el Globito. 

Y, claro, siendo protagonista principal. Ramón lleva marcados 15 goles desde que arribó al club de Parque Patricios y eso lo ha posicionado ante los ojos de todos en el fútbol nacional.

"Huracán es un club muy grande, y a mi eso me gusta.  Me llevo bárbaro con la gente que trabaja. Me hacen sentir muy cómodo. Estoy muy bien en Huracán. Tengo que seguir trabajando, sé que todavía me falta mucho. Ya conseguimos el logro de quedar en la historia de un club, que es muy bueno para nuestra carrera. Nos estamos dando cuenta hoy, que se sortea la Copa Libertadores. Queremos seguir haciendo historia. Ojalá el lunes podamos ganar para lograr el ascenso", le confesó Ramón a DiaaDia.com.ar en su día libre.

"Uno sueña con que te pasen todas estas cosas, pero te despertás siempre antes (risas)... Uno se pone a mirar para atrás y dice 'me lo merezco'... Por todo lo que pasé, por las adversidades, se disfruta el doble. Estoy contento con el equipo, con mis compañeros. Salí goleador del equipo en Copa, soy el goleador histórico del torneo. Fue desahogo muy grande, lo viví con euforia. Hicimos una cena íntima en el hotel, con toda la gente del club... Fue todo canto y festejo. Pero venía All Boys y era una final, teníamos que ganarlo. Por suerte lo hicimos y ahora vamos por el ascenso... Si hay un desempate se jugaría en Córdoba. Ojalá que no lleguemos a eso, que podamos ascender antes. Tenemos otra vida más", agregó Wanchope.

Su año 2014 realmente fue muy positivo.  "Mi venta a Huracán me sirvió para progresar muchisimo, darle una mano al club que uno tanto quiere (por Instituto). En seis meses jugar una final por un ascenso, no todos tienen la suerte. Después, me tocó arrancar otro semestre muy bueno, haciéndole goles a Boca, verte campeón de la Copa y a 90 minutos de otro logro, todo el esfuerzo y el sacrifio se disfruta", confesó.

Ábila sigue siempre pendiente de la Gloria. Y estuvo pendiente del retiro de un ex compañero y amigo como Raúl Damiani.

"Sigo a Instituto por Twitter, estoy contento y dolido porque se retiró un gran capitán como Raúl. Tuve la oportunidad de hablar con él antes del partido, quería agradecerle como compañero y amigo por lo que dio por el club. Ojalá estuviéramos llenos de esos tipos en Instituto, que son gente buena y de sacrificio. En cuanto a lo institucional, ojalá se mejore todo. Todos los días hay un problema. Los hinchas tenemos que colaborar siendo socios. Dios dirá si nos da una mano o no con los resultados deportivos".

"Yo soy hincha de Instituto hasta la muerte. Siempre que pueda voy a estar. Mi amor por el club no va a cambiar nunca", sentenció.

"Siento que estoy pasando un gran momento, estoy muy contento. Lo quiero coronar el lunes con otro logro. Quiero ascender con este club, para poder jugar en Primera", cerró el Negro.

No hay dudas que va a dejar la piel por conseguirlo. A lo Wanchope.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo