?>
Deportes

Viviana Vila, del Fútbol para Todos: una mujer con pelotas

Viviana Vila comenta en Fútbol para Todos. La primera en la historia. ”Saco fuerza de los ovarios”, resumió.

Fútbol para Todos, y Todas. Así es el eslogan desde que Viviana Vila rompió los esquemas, la paró contra el piso, cambió de frente y se metió con pelota y todo en un campo tan machista como el fútbol mismo, las transmisiones televisivas. Es el Día de la Mujer, en el cuerpo de la Señora Fútbol, la primera comentarista de todos, a la derecha de la pantalla, señor.

–¿Ahora el 8 de marzo es más especial?
–Lo sigo tomando igual. Como un homenaje a esas mujeres que murieron por defender la igualdad de derechos laborales con los hombres. También es para la reflexión ante tanto maltrato.

–Vos conseguiste esa igualdad laboral en un medio de hombres.

–Me lo gané con trabajo y por la generosidad de los que confiaron en mí. Lo hago salvando muchos obstáculos, me la hacen complicada todos los días, tengo una lupa muy grande permanentemente sobre mí.

_¿Todavía percibís el rechazo?

–Todo el tiempo. Nunca me maltrataron en forma personal, pero si percibo el destrato, el ninguneo, en las redes sociales y en los comentarios. De parte de hinchas y también de colegas. Si me equivoco en un off side, me mandan a que vaya a cocinar. Se meten hasta con mi honestidad profesional y eso es un dolor hasta corporal.

–¿Son infundadas esas críticas?

–Sé que cometí errores. Tuve frases que las veo ahora y no puedo creer que las haya dicho. Nunca había comentado en la tele, decía lo obvio, lo que la pantalla decía por sí sola. Lo mío es ensayo y error, ya no hago esas pavadas. Siento que sé más de fútbol de lo que demuestro, lo que pasa es que la presión es mucha y no logro despojarme de que me estén juzgando siempre. Puedo dar más, pero me anulan las miradas atemorizantes. Y sobre todo las amenazas, como la cadena que armaron los hinchas de Gimnasia en las redes sociales para que no entre más al Bosque.

–¿Pensaste en dar un paso al costado?
–Muchas veces, hasta el día de hoy. Me duele la injusticia de que se me metan con mi dignidad, porque trabajo en cuatro lugares y ni casa propia tengo. Saco fuerza de los ovarios. Soy de las que lloran y se la comen en soledad, para no pedir auxilio. Y estoy contenta con esta oportunidad. Le pongo el cuerpo, duermo mal, como peor, viajo casi todo el tiempo, soy madre sola con un hijo de nueve años, con la que hago la tarea a la madrugada, y que de todos modos me dice que está orgulloso de lo que hago. Que soy una diosa.

–¿Qué te cuesta más a la hora de analizar un partido?
–Interpretar lo que quiso hacer el jugador. Si debía pegarle con tres dedos o con cara interna. No jugué al fútbol, sólo en joda, aunque algunos que sí lo jugaron también lo interpretan mal. No tienen el intelecto y hablan de fútbol sólo porque son hombres.

Hormonas femeninas. “Me criticaron mucho porque dije, ‘este partido tiene mucho cariño’. Es que un delantero y un defensor se la pasaron abrazados. Y al final, el arquero agarró la pelota y dije que lo hacía como si fuera su novia. Se de mis deficiencias y en cada partido trato de cometer un error menos”, destacó Viviana.

–¿Te tienta fijarte en los jugadores por la pinta?
–Te juro que no. Me concentro tanto en el comentario que no lo hago, aunque la cola de los futbolistas es mejor que la de Jesica Cirio. De chica, me atraía (Alejandro) Mancuso, morochazos. Y me puede el Pelado Almeyda, ja ja. Ahora me fijo en los que transmiten, como (Juan Sebastián) Verón, que con 40 años se para en la mitad de la cancha y lo ovacionan. Esa magia me impacta.

–¿Te encaran en las canchas?

–Lo típico, un “que linda sos” y eso. En eso me cuido, compro ropa para cada transmisión pero eso sí, me peino sola. Un rato antes de salir en cámara, entre los cables.

–¿Con quién te tomarías un café para no hablar sólo de fútbol?

–Con Marcelo Bielsa. Hablaría de la vida. Con (Diego) Simeone, (Gerardo) Martino, y con (Alejandro) Sabella, porque es obsesivo con el trabajo.

No se compara. “Belgrano tiene argumentos para estar en el lote de arriba. La columna con Olave, Lollo, Farré y el Picante, y un plan ejecutado a la maravilla por Zielinski. Para sacarse el sombrero”, completó su comentario.

Ídolos
.
“Viviana sabe de fútbol”, no duda en relatar Osvaldo Wehbe. “El Turco está en el podio de mis preferidos”, comenta ella. Y con Diego, de quien se confiesa “admiradora hasta la apología”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo