?>
Deportes

Vélez de Bianchi

Para arriba. El equipo de Liniers venció al Boca del Virrey, es escolta y peleará el torneo Final. Como en los viejos tiempos, Mauro Zárate, el gol.

Y sí, Bianchi es de Vélez. Cómo rezaba el cartel que la dirigencia del club de Linierse colocó en el hall central del Amalfitani para recibir al técnico más ganador de la historia velezana, ahora en Boca. Hasta allí la cordial bienvenida. En la cancha, el equipo de la V azulada le dio otro cachetazo a los Xeneizes, lo derrotó por 1 a 0 y quedó escolta sólo.

El resultado no le hizo honor a la clara superioridad de Vélez, con un sostenido ataque, precisión en el juego y figuras como el propio Zárate, Sebastián Domínguez y Lucas Romero. Enfrente, Boca se mostró demasiado cauteloso, sin argumentos y con Juan Román Riquelme sentado en el banco.

Ya a los dos minutos, el local estuvo cerca de abrir el marcador con un remate de Agustín Allione. A los 11, un sorpresivo disparo de Lucas Pratto desde fuera del área produjo un rechazo muy largo de Agustín Orión, pero nadie llegó para aprovecharlo. La mejor oportunidad de Boca, que no podía llegar hasta el área rival con juego asociado, fue a los 20 minutos, con un remate de Sánchez Miño de larga distancia, rechazó defectuosamente Sebastián Sosa, conectó mal Gigliotti, volvió a rechazar el arquero y en tercera instancia fue trabado Luciano Acosta para que controlara el uno.

Cuando el control del juego de parte de Vélez parecía haber disminuido, vino el gol: los 28 minutos, un pelotazo largo de Cubero que Zárate dominó en el área, se sacó de encima al Cata Díaz con enganche hacia adentro y definió con un derechazo bajo.

La visita no reaccionó en el resto de la etapa y Vélez salió a jugar el segundo período más cauto, lo que el permitió al Xeneize adelantarse aunque sin crear peligro. De hecho, las más claras fueron del dueño de casa, con un disparo de Alione tapado por Orión y un cabezazo de Patto.

Boca intentó con el ingreso del Burrito Martínez y Diego Perotti y tuvo más movilidad, pero no cambió la historia. Sigue con su andar irregular. Vélez, desdoblado por la Copa, se acomoda en las alturas y avisa que va por más.

Bianchi: Nos falta malicia y más viveza

Consumada la derrota en Liniers, la tercera en cinco fechas, Carlos Bianchi dio su diagnostico sobre el mal arranque de Boca: “Seguimos con la misma ambición. Nos falta malicia y viveza, algo que tienen otros equipos”.

El DT de Boca, muy aplaudido por los hinchas de Vélez, prosiguió con su análisis. “El segundo tiempo no se jugó tan mal, podríamos haber llegado al empate. En el primer tiempo jugamos mal y en el segundo tuvimos otras ganas y una actitud distinta. Yo también quisiera saber porque tanta diferencia entre un tiempo y otro”, planteó el Virrey.

Cuando le preguntaron por qué no ingresó Juan Román Riquelme, el Virrey replicó: “Pienso que hubiera sido un desgaste inútil, era un partido acelerado y no era hacerle un favor a Román”. Tampoco quiso confirmar si el 10 será titular el miércoles ante Olimpo.

Mauro gol. “Hicimos muchos méritos para ganar por más goles. Igual, la victoria es muy valiosa porque nos permite seguir arriba. Estamos preparados para pelear por todo”, declaró Mauro Zárate, la figura de Vélez, en referencia a que los de Liniers también tienen la Libertadores en la mira.

 

Colón ya descubrió la punta

Contra todo y contra todos, Colón volvió a ganar, esta vez ante el aguerrido Central en Rosario, y con el 1 a 0 puso en fila cuatro victorias para quedar como único puntero del torneo Final. El gol de la victoria fue obra de Carlos Luque, en la primera etapa, mientras que el cordobés ex Belgrano, Germán Montoya, fue una de las figuras del rojinegro.

Central mereció más, pero chocó con un Montoya inspirado que mantuvo el cero en el arco del equipo de Osella, sorprendente puntero ya que al inicio del torneo parecía casi condenado al descenso. El único gol de la noche en Arroyito llegó tras una habilitación del Tano Graciani para Luque, quien tiró la diagonal y definió junto a un poste de Caranta. Líder y, por ahora, fuera del descenso.

Alivio del Bicho. Con un doblete de Leonardo Pisculichi al cierre de la primera etapa, Argentinos superó por 2 a 0 a un apático Arsenal. Así, dejó el último lugar en los descensos, pero sigue en la zona roja.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo