?>
Deportes

Una Selección blindada al escándalo de AFA

Los coletazos del descalabro dirigencial que afecta al fútbol argentino no lograron filtrarse en el seleccionado que vela armas ante el debut del próximo lunes en la Copa América Centenario frente a Chile.

El presidente de AFA, Luis Segura, se encuentra formalmente al frente de la delegación argentina en los Estados Unidos, mientras que el anterior responsables de selecciones nacionales, el boquense Juan Carlos Crespi, asiste en calidad de invitado pero "sin voz ni voto".

Sin embargo ninguno de los dos está "cerca" de la cotidianeidad del seleccionado, para cuyos futbolistas, cuerpo técnico, médico y administrativos presentes, el solitario referente, "el que siempre está, el único al que se puede recurrir", es Claudio 'Chiqui' Tapia.

El yerno del presidente de Independiente, Hugo Moyano, mantiene un excelente diálogo con Gerardo Martino, a quien reconoce como el exclusivo interlocutor válido que existe hoy en día entre la AFA y la selección.

De hecho no hay contactos del 'Tata' con Segura y si existe alguno, es forzado por las circunstancias, lo mismo que con los futbolistas, Por ejemplo durante el entrenamiento de hoy en la cancha de fútbol del Spartan Stadium el titular afista se acercó a hablar con Lionel Messi a sabiendas de que lo alcanzarían las cámaras de televisión y los flashes de las cámaras fotográficas, pero era llamativo observar como el capitán argentino lo escuchaba con evidente desinterés y sin articular palabra en ningún momento.

El próximo martes Segura estará regresando a Buenos Aires y el miércoles lo estará relevando aquí Víctor Blanco, el presidente racinguista que acaba de renunciar a la AFA junto a sus pares de otros tres clubes grandes: Matías Lammens de San Lorenzo, Rodolfo D'onofrio de River Plate y Daniel Angelici de Boca Juniors.

A contramano de lo que es el fútbol argentino autóctono, este seleccionado transita por un camino ajeno a esa realidad, de la que definitivamente no forma parte, aunque seguramente se verá afectado en el largo plazo, sobre todo porque no existe ningún trabajo en juveniles, donde se destruyó todo lo hecho por José Pekerman en su momento, ya que la dirigencia obró como un 'pisabrotes' gigantesco que aniquiló todo a su paso.

Y como todo ello ocurrió por apetencias personales antepuestas a privilegiar intereses comunes, que Blanco, quien ostentaba hasta su renuncia el título de coordinador de selecciones nacionales llegue aquí para reemplazar a Segura no es visto con buenos ojo.

Es que en el seno del seleccionado no se entiende muy bien como después de haber "desaparecido" de escena ahora vuelve, justamente un par de días después de renunciar a la AFA de la que la selección depende.

Y esto es pura y exclusivamente porque este grupo de futbolistas, entrenadores, médicos y auxiliares a los que solamente se puede incorporar un solo dirigente, 'Chiqui' Tapia, no quiere que nada los desvíe del objetivo para el que todos se unieron: ganar la Copa América Centenario. Y no quieren que la putrefacción que viene desde AFA lo contamine.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo