?>
Deportes

Talleres por el ascenso: el martes es feriado albiazul

Tremendo texto de nuestro periodista Julio Moya para la previa del partido que jugará la T ante Sol de América por el ascenso a la B Nacional.  

No quedan análisis en el camino. Debates. Sólo un sentimiento aferrado a la bandera. El hincha que cierra los ojos, que sueña. El que viajó “de canuto”, que se lanzó a la aventura y que buscará, como sea, poder estar. El loco de la guerra que se fue pedaleando, también.

Y los que se quedan. Los que están acá. El que se esconde en la piecita del fondo de la casa con la radio, en trance íntimo. Los que armarán asados y ríos de vino desde esta mañana frente a la tele, ya hablando de si el técnico hizo bien los cambios, de si hay bronce para Burgos, limbo para Strahman o alabanzas para Francia.

El martes es feriado albiazul. Los hinchas de Talleres decidieron no ir a trabajar. Nada. No pensar. Y podrán estar en la oficina, haciendo trámites o cumpliendo su tarea. Pero no estarán ahí. Estarán con la cabeza en otra cosa.

Hasta lagrimeando en soledad. Excitados otros. Esos que hablan todo el día. Los fáciles de pico que apostaron hasta la casa. Y que se le ríen a los demás. No importa. Ellos ya lo sienten y lo viven así. Pero la mayoría, que acudirá a trabajar, se tomará el día “mental”.

Porque Talleres los ha transportado, en este martirio ya de 10 meses. Un tetra por otro tetra. Arrancando con los dientes el pedazo de la línea punteada. Sodealo, coquealo un poco. Un brindis por el Matador, por un día como el de hoy, después de tanto padecer.

Es que Talleres está ahí, en la puerta de salida. Y hoy hay que cruzarla.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo