?>
Deportes

Talleres es el Patrón

El Kempes fue un infierno y la T cocinó a Patronato a fuego lento. Lo buscó siempre y lo ganó por Palacios para el cuarto al hilo. Y ante una multitud que deliró.

A lo patrón, Talleres se paró con autoridad ante un Patronato que también venía de racha y le termino ganando en un partido que levantó la temperatura de media Córdoba. Más todavía.

Es que el equipo de Kudelka fue siempre más, ante un rival que venía a llevarse lo que podía, asumiéndose menos más allá de las rachas similares.

Por eso Talleres lo mereció de principio a fin, incluso en el primer tiempo, que fue apenas discreto pero en el que la T tomó el control por la recuperación de un Cholo Guiñazú que corré con calor y todo, y con un Colo Gil que no le va en zaga.

Y aparecía Bebelo y refrescaba con su fútbol. Y Palacios le dejaba la lengua afuera a Vera, a Márquez, al que se le cruzara.

Y si en el primer tiempo la temperatura fue sofocante, en el segundo Talleres desató un infierno. Y Patronato se dio cuenta que estaba en el horno.

Porque Kudelka sacó al chileno Muñoz (el equipo por momentos jugó con 10 por el 9) y entraron Kusener, un goleador histórico ahora en Primera, y Ramis, para darle profundidad. 

Increíblemente, Klusener se perdió un gol bajo el arco y el Pipe otro que era una pelota a la carrera.

 Y Palacios también la buscaba a todas, y ponía a Bértoli a límite (debió haberse ido expulsado). 

Y de tanto ir por derecha, probó una vez por la otra banda, encaró y sacó un balazo que hirió de muerte a un rival aferrado a la supervivencia.

Gol de Talleres, premio a su mejor andar. A su convicción. A su momento que lo pone cada vez más arriba por virtud de su veranito de cuatro victorias en fila.

Mérito de desafiar al calor sofocante, a una tarde tórrida, a cargar con todo el peso del partido ante un Patronato que sólo Forestello (silbado por el público albiazul) sabe como hizo para ganar tanto hasta aquí.

Ganó Talleres. Empujado por el ventarrón de su gente, de los más de 40 mil que honraron el récord de los 50 mil socios. Con personalidad y determinación. A fuego lento hasta cocinar un triunfazo.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo