?>
Deportes

Sam Clancy, el hombre en Instituto

El experimentado pivote es uno de los grandes responsables del gran momento de la Gloria en la Liga Nacional. “Es mi rol. Estoy para orientar a los jóvenea”, destacó.

Es el hombre. El hombre que marca el rumbo en el Instituto ganador.

El hombre es Sam Clancy, el líder que guía a la Gloria en una campaña histórica en la que pelea palmo a palmo con los mejores en la Liga Nacional de básquet

Clancy habla adentro de la cancha para guiar a sus compañeros, principalmente en los momentos más complicados de los partidos. Y también lo hace puertas adentro del vestuario.

“Habla poco, pero es lo justo y necesario para enseñar el camino”, cuentan en Alta Córdoba.

“Siempre tiene la palabra justa para ayudar”, se suma el entrenador albirrojo Ariel Rearte.

“Soy el más grande y el que tiene más experiencia”, destaca el pivote de 36 años, convencido de su función adentro y afuera de la cancha en el plantel de Instituto. 

“Mi rol es hablar y guiar al resto cuando veo que las cosas están mal. Estoy para orientar a los jóvenes, soy el líder del grupo”, profundizó Clancy a Día a Día.

“No hablo mucho, lo necesario, pero ellos me escuchan”, contó el jugador que llegó a finales de 2011 por primera vez al país para jugar en la Liga Nacional. Aquella vez fue Atenas el club que le abrió las puertas de la Argentina.

Fueron pocos partidos con la camiseta Verde, pero Córdoba le quedó marcado a Clancy.

También jugó en 9 de Julio de Río Tercero y tras tres temporadas en Gimnasia de Comodoro Rivadavia, Sam llegó al barrio de Alta Córdoba. “Amo Comodoro... Es como mi casa, pero me gusta mucho Instituto y Córdoba es muy linda”, sostiene.

“Estoy muy contento con el equipo... ganamos muchos partidos. Tenemos un buen grupo, que sabe jugar duro, el técnico tiene su sistema y cada día jugamos todos más duro”, resalta Clancy.Clancy es el líder rebotero de Instituto con una media de 10,2 por partido (tercero en la Liga).

El pivote también es clave en la cancha. Es el líder rebotero de Instituto con una media de 10,2 por partido (tercero en la Liga).

Y aporta además 11,6 puntos (51,2 por ciento en dobles y 67,6% en tiros libres), 1,2 asistencias, 1,1 recuperos y 1,1 tapas en 29 minutos, jugando siempre, en los 34 partidos disputados por la Gloria en la campaña.

CLAVES, SEGÚN SAM

El experimentado pivote, formado en la Universidad de Southern California, elegido por Philadelphia 76ers en el Draft de la NBA de 2002 (no llegó a jugar), destaca las virtudes que llevan a Instituto a pelear arriba en la Liga.

“Jugamos con mucho corazón, jugamos duro cada noche, todos juntos vamos para el mismo lado”, resaltó el interno.

Instituto está tercero en la Zona Norte (21 ganados y 13 perdidos) y mañana a las 21 visitará a Ferro (televisa TyC Sports) en la continuidad de la Liga Nacional. 

“Es una competencia muy pareja y nosotros tenemos que darlo todo en todo los partidos. Si jugamos mal ante un equipo malo, vamos a perder... Si jugamos bien ante un buen equipo, vamos a ganar”, afirma el número 50 Albirrojo.

“Ahora necesitamos jugar con un poco más de inteligencia. Ese es nuestro próximo objetivo para ser mejores”, confía el jugador nacido en Pittsburgh el 4 de mayo de 1980.

“Quiero que lleguemos bien a los playoffs. Qué la cima de nuestro rendimiento sea en los playoffs. Tenemos ir escalón por escalón, no adelantarnos. Esa es nuestra meta”, explicó Clancy.

Siempre dice presente. Clancy jugó los 34 partidos de la temporada con Instituto. Aporta 11,6 puntos y 12.3 rebotes en 29 minutos.

CLANCY JR

Samuel Clancy es Jr. porque lleva el mismo nombre que su padre, quien fue una estrella destacada de la NFL (el fútbol americano de Estados Unidos) y que ahora se desempeña asistente técnico.

“Mi papá prefirió que jugáramos al básquet y no al fútbol americano, que es un deporte de mucho contacto”, comparte Sam.

“Somos una familia de deportistas, mi hermana y mi hermano jugaron al básquet en la Universidad”, cuenta el pivote de Instituto.

“Ahora mi hermano integra el staff técnico de Texas Legends (el equipo de Dallas Mavericks de la NBA) en la Liga de Desarrollo”, completa.

Cuando está en su país, se instala en su cómoda casa en Los Ángeles, mientras los días en Córdoba, y en los viajes del equipo, transcurren para Clancy junto a sus compatriotas del plantel, Rodney Green y John DeGroat. 

“Salimos a comer, vamos al boliche, a bailar un poco... La pasamos muy bien”, cuenta. “Igualmente, prefiero quedarme tranquilo en casa”, agrega el experimentado jugador.

–¿Tienen buena onda con los jugadores de Atenas? ¿Se reúnen con ellos?

–Ya no. Antes, nos juntábamos con Walter Baxley, pero lo echaron... También con (Dwayne) Jones y (Roquez) Johnson.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo