?>
Deportes

River venció a Godoy Cruz por 2-1

La pelea. El Millonario ganó por un fallo polémico para el primer gol. A dos de la punta.

River se volvió a prender. Venció al Godoy Cruz de Martín Palermo, uno de sus verdugos en sus tiempos de delantero, y quedó a dos puntos del líder Newell’s, aunque Lanús se puede disparar a cuatro si hoy gana y retoma la punta.


Los goles del conjunto de Ramón Díaz fueron convertidos por Manuel Lanzini, de tiro penal (con mucha polémica, por un doble error arbitral), y Eder Álvarez Balanta. A su vez, Facundo Castillón había empatado transitoriamente para los cuyanos, que como locales muestran su lado flaco más allá de la buena campaña.


“Fue una muestra de reacción, de ganas de seguir luchando, de no ceder pese al empate de hace siete días contra Arsenal. Vamos por el torneo”, arengó Ramón.


Es que pese a jugar bien, para el Millonario lo principal es el resultado que lo vuelve a poner en la discusión en los primeros lugares de la tabla. En rigor de verdad, jugó muy mal todo el primer tiempo y no perder ya era negocio.

Y ganó porque al Tomba le faltó definición y porque el árbitro Pitana, en realidad, el línea Fabián Bustos, le regalaron un penal al equipo del Pelado.


Desorientado en el medio, donde extrañó mucho a Ponzio, con un Iturbe más rápido que inteligente, y una defensa que daba todas señales negativas, a River le costó hacer pie en Mendoza. Por eso fue una sorpresa que la caída de Luna terminara en penal, que Lanzini cambió por gol para la apertura del marcador.


Ni siquiera la reacción rápida de Castillón (imparable en ese primer tiempo) para el 1 a 1, alcanzó para poner en el resultado lo que se ajustaba a lo visto en la cancha por el trámite del partido.


Es que el local era el que recuperaba rápido la pelota y salía limpio con el buen pie de Ramírez. Hasta que Iturbe y Lanzini empezaron a encontrar huecos detrás de la línea media y a Palermo le costó que su equipo mantuviera esa concentración táctica. De este modo, River logró emparejar en base a llegadas con peligro.

Podría haberlo liquidado Lanzini en un mano a mano con el arquero regalado. O Luna con una jugada que empezó de manera genial y le faltó cierre.


Álvarez Balanta la empujó para el gol del triunfo y la punta quedó ahí para River, más cerca en lo numérico que en lo futbolístico.

Duelo de ex 9. Ramón le ganó a Palermo y declaró: “El equipo demostró carácter ante la dificultad. Es un paso importante para que la gente vea que queremos pelearla”.

La agenda Millo. El miércoles, River enfrenta a Estudiantes de Buenos Aires en Catamarca por Copa Argentina. Después Quilmes, y en la que sigue, Boca.

A las 16, Lanús. El escolta visita a Unión, en Santa Fe. Si el Grana suma de a tres, superará a Newell’s, que hoy manda.

a las 20.30, Tigre. Entonado por su pase a octavos en la Libertadores, el equipo de Victoria recibe a Argentinos Juniors.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo