?>
Deportes

Río 2016: Transformar la euforia en planificación

A días de finalizar los Juegos Olímpicos, tras la obtención de cuatro medallas, el deporte argentino debe enfocarse en la captación de atletas y el trabajo a largo plazo.

Río 2016 ya vive sus últimas horas y la alegría argentina por las medallas conseguidas todavía se mantiene. Transformar esa euforia en trabajo y planificación a largo plazo es el desafío para los próximos años.

En estas dos semanas, los atletas nacionales agradecieron el apoyo del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard), que desde 2009 trabaja por el crecimiento de los deportistas. El apoyo tiene como objetivo principal Tokio 2020 y en el medio, Buenos Aires recibirá los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

Pero, el orgullo por “nuestros” campeones olímpicos no debe quedar dormido hasta la próxima cita. La tarea está en llevar el deporte a cada rincón del territorio argentino. Darles la posibilidad a los chicos que no pueden pagar una cuota social en un club de acercarse a la actividad física (y acá entra a jugar un papel importante el Estado).

"Sacarle” el jugo a nuestros medallistas, pero no sólo a los que acaban de consagrarse, para que transmitan los valores del olimpismo. Si dentro de cuatro años, la cantidad de atletas ha crecido, y no en número de integrantes de una delegación sino en chicos que repletan clubes y asociaciones; si nuestros deportistas son sponsoreados y pueden prepararse como el alto rendimiento requiere, el deporte argentino se habrá transformado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo