Desolación y derrota. Nadie, ni Messi, puede con el desconsuelo.
Deportes

Campeona de ver éxitos ajenos

Tres finales perdidas, dos calcadas, y sin anotar un gol. Ni el ponderado mejor jugador del mundo puede cortar este castigo. Ser segundos no puede ser un premio.