?>
Deportes

Racing: Club Atlético Revuelto

Acadé. Mal adentro y afuera de la cancha, la institución pasa por una etapa crucial. El presidente Ruiz se reunió con la oposición.

Un club dividido, una dirigencia cuestionada, un equipo que va último y ve con creciente temor la permanencia en la categoría. Y hay más. La impaciencia de la gente, el clima enrarecido por ser año electoral, tres listas para un padrón que no llega al millar de socios, una campaña paupérrima porque Racing, en nueve fechas, es el único que todavía no ganó en el torneo y apenas convirtió dos goles. Y hay más. Reclamos económicos y judiciales y una tensión en aumento que el sábado pasado explotó en el Miguel Sancho, en la goleada sufrida ante Gimnasia y Tiro, con graves incidentes que por poco obligan a suspender el partido y que después se prolongaron en las afueras del estadio. 

El presidente Antonio Ruiz denunciando un intento de golpe de Estado. Sus opositores replicando que el cargo que ocupa está viciado de ilegitimidad. La incertidumbre por un presente opaco y un futuro oscuro

Así de mal está Racing, atravesando una de sus etapas más difíciles y sabiendo que así no puede seguir. Que se vuelve insostenible. Por eso Ruiz tuvo que salir a despejar rumores sobre su renuncia y a pedir que “en vez del ‘que se vayan todos’ en las tribunas deberían cantar que vengan todos”. Por eso ayer pasó un día ajetreado, reunido con el técnico Juan Manuel Ramos, con dos de los referentes de la hinchada albiceleste por los disturbios del sábado, con sus pares de la conducción buscando una salida o un modo de descomprimir la situación. “Si Ruiz sigue, me quedo hasta el final. Si da un paso al costado, me voy con él”, sintetizó el Negro Ramos sobre los alcances de una de las reuniones de ayer.


El DT coincide con el presidente que un par de triunfos traerían alivio, y la campaña de aquí al 16 de diciembre (hasta ahora, fecha para las elecciones) sería un condicionante para que Ruiz se presente para otro periodo o no.


Así de mal está Racing, mal adentro y afuera de la cancha. Con el desgaste de su falta de protagonismo deportivo, que llevó al grueso de su gente a darle la espalda. Con una campaña para el olvido, que hace que los pocos que van a la cancha lo hagan para insultar y hasta para canalizar su enojo en disturbios. Con muchos dedos acusadores para cargar contra los errores de Marcelo Bonetto para armar y preparar al actual plantel, y con cada vez menos resistencia ante tantos frentes abiertos.


Encuentro cercano. Así como Antonio Ruiz hizo acusaciones fuertes al referirse a un intento de golpe de Estado en declaraciones a Día a Día, también hizo un llamado a los distintos sectores para colaborar en este momento crucial.

Y el llamado surtió efecto porque anoche se produjo una reunión con miembros de Unidos por Racing, la agrupación liderada por Fabián Novak. Descartada la renuncia del presidente, la expectativa pasaba por un posible adelantamiento en la fecha de las elecciones del 16 de diciembre.
....................................................

“Nunca me fui al descenso”
Juan Manuel Ramos es más que el técnico. Conoce a Racing como pocos y sabe lo que es manejar el timón en la tormenta. El sábado debió calmar a las “fieras” trepadas en el alambrado y contra los resultados que no aparecen, trata de bajar un mensaje de confianza. “Banco a los jugadores, apenas llegué les dije que son ellos los que van a sacar a Racing adelante”, afirmó.

–Antonio Ruiz dijo que con 10 puntos más no habría tanta agitación.

–¡Con cinco puntos más no habría problemas! Nosotros ponemos la cara y a ninguno de los que estamos nos gusta perder. ¿O piensan que Ruiz paga para que lo puteen?

-¿Sigue pensando que Bonetto es el responsable?

-Yo no lo nombré. Pero no se puede mirar para otro lado cuando el centro viene de la derecha.

–¿Salen de esta?

–Nunca me fui al descenso.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo