?>
Deportes

Punto Copero en Belgrano

Un empate suficiente. Fue 0-0 con Lanús y quedó la sensación de que Belgrano pudo ganarlo en el segundo tiempo.

Con el empate ya estaba adentro y ayer, Belgrano casi lo gana. Debió ganarlo porque fue el que más llegó de los dos y porque no le convalidaron un penal evidente. De todos modos, con el 0 a 0 ante Lanús terminó festejando porque la Copa Sudamericana ya es una realidad.


Casi a la inversa de lo ocurrido el año pasado, en aquel recordado partido en Alberdi cuando Lanús lo madrugo, esta vez fue Belgrano el que casi pega de entrada, a los tres minutos. Una habilitación profunda de Zapata para que Márquez se vaya solo por derecha y, cuando enfrentó a Marchesín, el remate se le fue apenas ancho.


El Granate manejaba la pelota, con prolijidad pero sin profundidad. El argumento del equipo del Mellizo era buscar a Regueiro por izquierda, tratando de ejercer el protagonismo pero sin salir de la tibieza. O sea, el escenario que más le convenía al Celeste. El partido no se terminó de armar y resultó discretísimo.


La que tuvo el Pirata en el amanecer del encuentro, se le presentó al dueño de casa en el inicio del complemento, cuando a los cuatro minutos un centro al corazón del área de Maxi Velázquez, una puñalada, no pudo ser conectada en el punto penal por el Chino Romero. Parecía que despertaba Lanús y así lo entendió su público, que ayer acompañó poco y reclamó más actitud a sus jugadores. Sin embargo, Belgrano firme.


El local se quedó rápido sin Regueiro, lesionado, y el Ruso también metió mano rápido e hizo ingresar al Picante Pereyra por un Melano livianito. Y su equipo siguió siendo más incisivo. Así, a los 28 minutos Zapata armó una contra, abrió para Farré y su centro desde la derecha dio en la mano de Vizcarrondo. Penal clarito que Pezzotta y su asistente obviaron. Después vinieron dos del Picante: una media vuelta en el área, con un zurdazo desviado, y un mano a mano que tapó Marchesín.


Al final, hubo una cuota de dramatismo, a lo Belgrano, cuando el arquero lesionó a Pereyra y Lanús quemó las naves. El cero no se movería y para Belgrano tendría más valor: ser de la Sudamericana.

Mundo Pirata

»Zafó el Picante. Peryera entró en el segundo tiempo y volvió a ser el más peligroso. Pero al final, el arquero Marchesín le cometió una violenta falta (foto) y se temió lo peor, porque el delantero salió en camilla, golpeado en el tobillo derecho. La lesión no fue grave, pese a que del pisotón le rompieron la media y el botín.

»El sábado, San Martín. Belgrano festejará la histórica clasificación a la Sudamericana el sábado a las 16, cuando enfrente a San Martín de San Juan en el Kempes. Será el último partido de la temporada como local y se espera una multitud en el mundialista. La Artime costará 60 pesos, la Gasparini 80 y la Ardiles 100.

»Con Iván. La formación Celeste posó con una bandera de apoyo a Inván Eteveneaux, quien sufrió una fractura en el peroné.

»Sin pausa. El plantel celeste regresó anoche en avión, con el logro a cuestas, y esta tarde a las 17 entrenará en Villa Esquiú. El sábado, volvería Juan Quiroga.

»Uno con cuatro. Desde hace varias fechas, Juan Carlos Olave arrastra cuatro amarillas y ayer tampoco lo amonestaron. Es el único del plantel en capilla.

»Festejo Reserva. La Reserva de Belgrano superó a su similar de Lanús por 2 a 1, con goles de Álvarez Suárez y de Arrigoni.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo