Lunes 2 de julio, 00:05
Nublado 15º / 91% +
/ Registrate

Paula Pareto, pasión y lucha

La judoca va por su segundo Juego. “Cuando recuerdo Beijing siento la misma alegría que sentí en ese momento”, dice.

Paula Pareto, pasión y lucha

02/07/2012 00:00

Por Gabriela Martín

Agosto de 2008, madrugada argentina. En la otra punta del planeta, a los 22 años, sus casi 48 kilos, le regalaban la grandeza de ser medallista olímpica. Era el primer podio argentino y su debut en la historia grande del deporte albiceleste. Su rostro entre emocionado y sorprendido se adueñó de cuanta imagen (televisiva o fotográfica) llegó a estas tierras. Lo había soñado desde los 9 años y el 9 de agosto de 2008 un repechaje en la categoría hasta 48 kilogramos la convirtió en bronce olímpico. Hoy, casi cuatro años después, la judoca Paula Pareto va por su segundo Juego.

“Hoy cuando recuerdo la medalla en Beijing siento la misma alegría que viví en ese momento”, le cuenta a Día a Día la deportista platense, clasificada a Londres 2012.

–Después de tu debut olímpico. ¿Cómo vivís la llegada de estos Juegos?
–Los vivo de igual manera que el anterior porque muchas cosas seguro van a ser diferentes. La Villa, la gente, los rivales. Todo.

–¿Sentís que estás en el momento justo?
–No sé, me siento bien, eso seguro. Ojalá que sea el momento justo, pero igual siempre creo se puede estar mejor.

–¿Cuáles son tu expectativas?
–La principal expectativa es poder luchar bien y disfrutar el hecho de poder estar en un Juego Olímpico.

Paula es una chica sencilla, con las obligaciones de cualquier mujer de su edad. Estudio, momentos con amigos y reuniones familiares son el punto en común con cualquier jovencita de 26 años. Claro, ella no deja de hacer todas esas cosas, pero les suma su entrenamiento de alto rendimiento en el judo, el deporte que la convirtió en medallista olímpica en Beijing. Su vida transcurre entre Tigre y La Plata. En la primera vive y en la segunda pasa horas y horas de preparación. “Con respecto a los entrenamientos, a la mañana hago todo lo que tiene que ver con la parte física y a la tarde, lo técnico-táctico”, dice la Peque, quien además estudia medicina.

Y continúa su relato: “La carrera va bien. Voy de a poco hago una materia menos que las que hacen mis compañeros, pero bueno mi objetivo siempre fue no dejarla. Hacerla de a poco”.

Muchas actividades y un pensamiento muy claro: todo se puede, sólo es necesario establecer un orden. “Me organizo, doy prioridades dependiendo si tengo un torneo o un examen. El tiempo libre es poco”, relata.

Y en ese poco tiempo libre entran las actividades que representan un cable a tierra para ella. Un relax necesario.

–¿Seguís jugando al fútbol con amigas?
–Sí, sigo jugando y creo que ese es mi verdadero cable a tierra. Como también lo es charlar con amigas o familiares. Esas cosas me desconectan de lo de siempre.

Paula, Paulita, la Peque o como quiera llamarla, conserva la frescura y timidez de hace cuatro años atrás. Sigue sintiendo la misma vergüenza frente a las cámaras. Se transforma cuando pisa un tatami y se convierte en una fiera luchando. “Mi vida no cambió en nada. Tal vez la gente te conoce más que antes y entonces te saluda. Eso nunca me había pasado antes de Beijing”, cuenta entre risas.

–¿Cuál es tu mayor virtud?
– Mi mayor virtud es no darme por vencida.

Pareto, sinónimo de lucha y pasión. Londres la espera.

¿Qué te produce este tema?

Comentarios

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by CRON Static Page Cache at 02/07/2012 | 00:05:27