?>
Deportes

Mundial Brasil 2014: La final la juega Adidas

Marketing. La marca alemana será figura en la hoy. Todo será Adidas: las camisetas, la pilcha de los jueces y la Brazuca Final Río. Golazo.

Adidas ganó. Sí, antes de que comience rodar la pelota esta tarde en el Maracaná, la multinacional alemana ya levantó la Copa en el Mundial que las marcas de indumentaria deportiva juegan también cada cuatro años.

Es que la final será 100 por ciento de Adidas. Su logo y las características tres tiras estarán por todos lados: en la casaca alternativa azul que vestirán la Selección nacional y en la blanca con vivos rojo y negro de los teutones. Además, el árbitro como sus asistentes también calzarán ropa de la marca.

Y, tal vez lo más importante, la pelota Brazuca Final Río llevará la insignia de la súper empresa creada por Adolf “Adi” Dassler a comienzos de la década del ‘20.

Y en los timbos de la mayoría de los jugadores también estará la impronta de Adidas. La gran mayoría, a excepción de Higuaín, Javier Mascherano, Marcos Rojo (estos tres con Nike) y el Kun Agüero (Puma) enfundarán sus pies con los botines diseñados en Alemania. Ni hablar de la cara mundial de la marca, Leo Messi, que tiene muchas chances de levantar el máximo trofeo enfundado de pie a cabeza con el logo de Adidas.

Para la empresa, después de la salida de la Pulga de Alemania 2010, donde el rosarino también llegó como el máximo estandarte de la marca, esta sería la revancha perfecta. El mejor del mundo, a quien viene pagándole contratos millonarios, podría devolver hoy buena parte de lo invertido con una imagen que, de concretarse, perdurará para siempre. Y será un duro golpe para la estadounidense Nike, que amenaza con quitarle el 1 en el Planeta Fútbol.

Clasicazo. Adidas y Nike dominan una industria de indumentaria de fútbol de más de 5 mil millones de dólares anuales, compartiendo más del 80 por ciento del mercado en muchos productos, pero Nike viene amenazando el liderazgo de Adidas, incluso en su propio territorio de Europa Occidental.

Adidas tiene un acuerdo económico con la Fifa y por eso fabrica las pelotas para los Mundiales desde 1970, pero Nike, en Brasil 2014, equipó a más selecciones en la competencia por primera vez desde que en 1994, con el Mundial de Estados Unidos, decidió jugar fuerte en el fútbol.

De los 32 equipos que participaron 10 usaron Nike, frente a nueve de Adidas. Los directivos de Nike tuvieron el martes pasado, al igual que millones de brasileños, su peor día. Vieron cómo el anfitrión, con la pipa de la marca adosada en sus cuerpos, fueron vapuleados por una camiseta muy parecida a la del Flamengo carioca, la alternativa con la que innovó Adidas para Alemania.

El 7-1 también fue una goleada de millones. Nike, según datos del mercado, tenía pensado vender 3 millones de camisetas extras si el Pentacampeón llegaba a la final. Desde el viernes, esas casacas bajaron en promedio unos 100 reales en las principales tiendas brasileñas.

De acuerdo con balances y estimaciones que hicieron público ambas empresas, Adidas espera ventas récord en fútbol por 2.700 millones de dólares este año, superando los 2.300 millones reportados por Nike para su año financiero hasta finales de mayo.

Como se ve, las marcas también juegan su Mundial. Claro que no por levantar la Copa y llenar sus vitrinas de historia de gloria, sino mercado y más mercado. Es que detrás de la redonda hay mucho, pero mucho dinero.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo