?>
Deportes

Mundial Brasil 2014: el fan fest se "portó alegre"

LOCALES. Más de 30 mil argentinos en el Beira Río. Cerca de 60 mil afuera.

Era casi una obviedad de que la Selección iba a volver a ser local en Porto Alegre, la sede más cercana al límite entre Argentina y Brasil. Ya lo había sido en el Maracaná, en Río de Janeiro y también en el Mineirao en Belo Horizonte, ciudades más lejanas, cuando jugó contra Bosnia e Irán, respectivamente. En el Beira Río hubo una invasión de argentinos que se hicieron notar en cada momento del partido ante los nigerianos. Se estima que más de 30 mil fanas de Leo Messi y compañía coparon ese estadio y que más de 100 mil quedaron afuera. Es que Porto Alegre queda a sólo 1600 kilómetros de Córdoba y era una tentación para hacer el intento de llegarse a vivir la fiebre mundialista y alentar a la Selección.

Los muchos que no pudieron ingresar al Beira Río se tuvieron que conformar con verlo en la Fan Fest o ir algún restaurante o bar de la capital del estado de Río Grande do Sul.
Adentro del estadio, que tiene capacidad para 43 mil personas, la gran mayoría fue celeste y blanca. Vivieron la fiesta a más no poder: cantaron, aplaudieron, gritaron, saltaron y se emocionaron con la actuación de los dirigidos por Alejandro Sabella que coronaron una primera fase con puntaje perfecto.

En la presentación de las formaciones en pantalla gigante ovacionaron a las cuatro estrellas argentinas: Messi, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Ángel Di María. La mayor explosión se dio cuando nombraron al crack rosarino.

La reversión del himno hizo emocionar a varios con la introducción bien futbolera. Y, durante el partido, siempre se hicieron notar cantando, alentando a la Selección y desafiando siempre a los brasileños como queriendo palpitar una posible final sudamericana con la verdeamarelha. En resumen, la hinchada argentina se portó bien alegre.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo