?>
Deportes

Miliki Jiménez: Tengo fuerza

Daniel Jiménez. El DT de Instituto confía en revertir la situación. ¿Plazos? “Vienen tres partidos importantes”.

La escena en la tarde del Monumental habló por sí sola. Todas las palabras que vendrían después serían relleno, un agregado para completar el cuadro. Porque la imagen fue contundente: Daniel Jiménez apareció por el pasillo que comunica el vestuario con la cancha y se frenó en el umbral. Lo detuvo un periodista y él –que empezó a decir lo que calló en la noche del domingo tras el 1-2 ante Nueva Chicago– quedó de frente a un cartel indicador colgado en la pared donde se lee SALIDA. Su mirada, fortalecida frente a esa palabra que rondó en la madrugada con oscuras intenciones. Miliki apoyando su mano grandota en la pared y a unos metros, el portón principal del estadio cerrado. Con candado. Porque por ahora el entrenador no se va de Instituto.

“Tengo mucha fuerza para seguir y revertir la situación. Entiendo que anoche (por el domingo) se jugó bien el primer tiempo y en el complemento, mal. Golpea, yo todavía sigo golpeado, pero si venís acá y, seguís así, no sirve”, dijo el entrenador que en el mediodía de ayer se reunió con los directivos para avisarles de su “fortaleza”. A cambio recibió el respaldo para salir de una tormenta que presenta ocho partidos jugados, un triunfo (2-1 ante Gimnasia Jujuy), tres empates y cuatro derrotas.

“Hay que levantar rápido esto y tenemos un partido importante”, agregó quien en la temporada pasada llegó para apagar el fuego y terminó peleando el ascenso. Pero Miliki no perdió tiempo y encaró rumbo a la cancha donde lo esperaban sus jugadores. Alrededor de las 17.40 se reunieron en el círculo central. Todos de pie escuchando. En silencio.

“Tengo mucha fuerza para seguir al frente del equipo y revertir la situación. golpea ESTO pero si venís acá y seguís así no sirve”. 

Daniel Jiménez

Charla grupal

“Yo me creo capaz de levantar esto, si no, ya me hubiera ido. Eso les dije a ellos (por los jugadores)... ‘Yo los traje a ustedes, yo sé el plantel que hay acá, sé que van a sacar esto adelante”, contó cuando la práctica y la tarde murieron en Alta Córdoba.

Aunque antes, Miliki caminó a solas por el césped. En su brazo izquierdo, aprisionada, una pelota que quizá escuchó sus deseos más íntimos para salir del brete. Y sabe que la revancha vendrá el próximo viernes, a las 20, cuando la Gloria visite a Aldosivi por la 10ª fecha de la Zona A de la B Nacional.

¿Se puso plazos el ex goleador ahora devenido en técnico? “Son tres partidos muy importantes que tenemos: Aldosivi y dos de local: Guaraní y Colón. Son muy importantes esos nueve puntos, sino vamos a quedar muy lejos”, sostuvo y así estiró su esperanza a tres juegos cruciales para el Albirrojo. Ya lo sabe él y todo el que come fútbol: las certezas y las energías muchas veces terminan siendo devoradas por los resultados.

“Son tres partidos muy importantes que tenemos por delante: Aldosivi, Guaraní y Colón. son fundamentales esos nueve puntos”.

Daniel Jiménez


Contexto y fe

Pero Jiménez se tiene fe. Y entonces descargó sin dudar: “Hay que trabajar lo psicológico. Se juegan muchas cosas y a ellos (por sus futbolistas) les duele como a mí. El tema está en que no la metemos y, si hubiera entrado alguna, era otro partido”.

¿Puntos que juegan en contra hoy para revertir la historia? Sí. “Influye el tema lesiones. Hay refuerzos que no debutaron de titulares todavía. Sapetti... Machín se lesionó en el segundo partido, Maldonado lo tengo hace dos partidos y ahora no sé si contaré con Pipi García”, dijo fastidioso. Eso sí: sobre el conflicto económico por los sueldos fue clarito: “Cuando estás adentro de la cancha te olvidás de todo. Lo pensás en la semana cuando tenés que pagar cuentas”.

Como cuando iba rumbo al gol, Daniel va al frente. A su favor juegan que la temporada pasada levantó un equipo que estaba caído y no se olvida de eso. Mientras, el defensor Julio Moreyra no dudó: “Nosotros bancamos al cuerpo técnico”, dijo uno de los referentes cuando salía del estadio.

Así se fueron yendo todos. Y también una sombra gigante, la de la figura de Daniel Jiménez. Que miró el cartel de SALIDA con el desafío cubriéndole sus ojos.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo