?>
Deportes

Messi, sos un gol

Argentina 3 - Uruguay 0. En una actuación brillante, el rosarino metió el 1-0 que abrió el juego ante los Charrúas y cerró la noche con otro golazo de tiro libre para el 3-0. Mendoza lo adoró. Crack.

Todavía debe haber opinólogos que quieren ubicarlo dentro de la cancha. Definirlo. Saber o tratar de entender de qué juega. Si Lionel Messi es enganche. Si Lionel Messi es extremo por la derecha. Si Lionel Messi es media punta. Si Lionel Messi es delantero. Y, mientras tanto, algunos siguen (¿o seguían?) insistiendo que en la Selección Argentina, “Messi no jugaba de nada” Lo cierto es que Messi es un gol. Tenerlo a Messi es un gol. Un golazo de aquellos. De mitad de cancha. Y más también.

Anoche, en Mendoza, lo volvió a demostrar. Lo dejó bien clarito. Volvió a aparecer en los partidos donde aparecen los grandes jugadores: en los decisivos. Y también en los momentos calientes.

En este caso, un 0-0 muy cerrado ante Uruguay por la novena fecha de las Eliminatorias Sudamericanas que buscan clasificar a Argentina al Mundial de Brasil 2014.


Ahí, cuando ya parecía que era imposible quebrar a ese señor arquero que es el yorugua Muslera, el rosarino apareció en su total magnitud. Armando una jugada deliciosa junto a Ángel Di María (otro fuera de clase) para abrir el partido contra los Charrúas en el 1-0, definiendo desde el piso.


Y después, volvería a aparecer para meter el 3-0 de tiro libre, por debajo de la barra que saltó inocentemente. Genial. Increíble. Y lo que quieran.


Las cosas ya no volverían a ser iguales. Los fríos números dirán que suma 30 goles en 74 partidos en la Selección Mayor. Y que lleva seis tantos estas en Eliminatorias, en las que está siendo más que determinante. Y sus números siguen: la Pulga está a 26 goles de igualar el récord de Batistuta. Sí, del Batigol. Y sin que Messi sea “goleador de área” como algunos lo quieren encasillar. Más datos: Lio es el único jugador del mundo que ha marcado 11 goles para su país en 2012. Y a esos 11 hay que sumarle los 55 gritos en el Barcelona en el año hasta aquí. ¿Los totales? En toda su carrera son 317 goles de los cuales 265 fueron jugando para el Barsa.


Pero como para seguir comprobando esta teoría de que el rosarino es inclasificable, también demostró que puede ceder y colaborar en el armado de los goles de los demás. Así lo hizo en el 2-0 que terminó de dejar afuera de partido a Uruguay. Todo sucedió en el segundo tiempo. En este caso, Messi armó una linda jugada en la medialuna y metió una bocha increíble, picada, para que Di María volviera a asistir al gol. Y fue el Kun Agüero quien entró solito por el medio para empujar la pelota al gol.


Y, claro, los dos lo fueron a abrazar a Messi. Ante todo el Kun, con quien comparte habitación en la concentración y también los une una entrañable relación que supo nacer en las Selecciones Juveniles.


El Mundialista de Mendoza tronó: “Pulga, Pulga”. Fue el delirio de los que pudieron verlo. Messi, sos un gol. Un gol de jugador.

Estamos fuertes
Lo buscaron todos y habló. Messi estaba feliz. Contento. Con ganas de hablar. Y dijo mucho: “Nosotros tuvimos la pelota. Lo importante es que ganamos, que hicimos un grandísimo partido. Fuimos superiores en todo momento. Lo merecimos”, dijo el 10. “La gente de Argentina está feliz con esta Selección, era importante ganar. Ahora con Chile es una salida complicada como toda las Eliminatorias. A Uruguay, que es el último campeón de la Copa, le ganamos bien. Los controlamos en todo momento y después del gol llegaron los espacios”, agregó Lio, quien luego explicó su gol de tiro libre: “En el tiro libre vi que estaba parado para salir el arquero, sabe que me gusta tirar por arriba, sabía que iba a saltar la barrera y por suerte entró. Siempre estuve feliz en la Selección. Cuando se dan los resultados uno está más contento y trabaja con más tranquilidad. Cuando se gana es más fácil. El grupo está cada vez más fuerte. Si ganamos en Chile, damos un paso importante”. Messi y otra noche 10 puntos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo