?>
Deportes

Lucy y Roberto, el amor por Talleres, intacto

Lucy y Roberto. Fueron matrimonio, se separaron, pero son fanáticos de Talleres y conservan la costumbre  de ir a la cancha. Su foto del viernes se volvió viral. La historia por detrás.

Las personas pueden cambiar en todo. Pero, hay algo que siempre mantendrán intacto: la pasión.

El concepto, dicho en una frase mucho más larga en la recordada película argentina El Secreto de sus Ojos por el personaje interpretado por Guillermo Franchela, tenía la aplicación concreta en el amor por la camiseta, por los colores de un club, como algo inalterable en cada hincha, más allá de cualquier circunstancia de la vida.

Como esa que quiso que alguna vez, Roberto Ricardo González le contagiara la pasión por Talleres a quien era esposa en su momento, Norma Lucía Ferrero.

Es que ella, hincha de Unión San Vicente desde la cuna, quería sentir lo mismo que él, ese deseo incontrolable por ver al Matador en la cancha de barrio Jardín, por presenciar partidos históricos como aquel donde la T recibió al Santos de Pelé, y Roberto pudo verlo.

O los goles de la Wanora Romero, que tanto lo emocionaron e hicieron llorar.

Ella quería conocer de qué se trataba toda esa pasión. Y fue “amor a primera vista”. Como aquel que los unió en matrimonio cuando llegó la primera hija de ambos.

Pero, por esas cosas del destino, desde hace muchos años ya (no vamos revelar cuántos en esta nota) Lucy y Roberto se separaron, pero sólo como pareja.

“Nosotros no estamos juntos, cada uno tiene su casa y su espacio, pero a Talleres lo vamos a ver siempre los dos, como cuando estábamos casados e íbamos cada uno en nuestra bici desde nuestra casa hasta La Boutique en barrio Jardín”, dijo ella a Día a Día.

Esa vivienda que era una cuando estaban juntos, ahora son dos, cada uno con su propia vida.

Están sobre calle Calamuchita al 5.000 en Villa El Libertador. Don Roberto vive en el 5.561, y Lucy una casa más adelante en la cuadra, apenas separados por un vecino, como para marcar esa distancia también.

“Seguimos siendo mejores amigos, nos visitamos comemos juntos pero cada uno tiene sus propias actividades”, relata ahora Roberto.  

Él tiene 73 y ella 71, son socios del Matador desde la primera hora, y aunque haga frío o calor, siempre van a ver al equipo cuando juega de local.

El ídolo actual de Roberto es el “Colorado” Leo Gil, “por lo que juega y pone para el equipo”. Para ella, el “Cholo” Guiñazú es lo más.

“Pero, como hombre, y también por lo que hace en la cancha, Gonzalo Klusener está en el podio”, dice entre risas Lucy.

Ambos conversan en la vereda de calle Calamuchita en Villa El Libertador, frente a la casa de ella, cuya entrada es un “museo” de banderas y objetos del Albiazul.

“Cada vez que voy a la cancha, me compro una bandera, me fijo la que no tengo y me compro una nueva. No puedo conseguir la de Malvinas, esa es la que me falta”, señala.

Roberto tiene una entrada similar, aunque con menos banderas que Lucy, pero lo que se destaca es su bicicleta azul y blanca, esa con la que se animaron a posar para nuestro fotógrafo.

La foto viral. ¿Por qué fuimos a buscar a Lucy y Roberto? Simplemente porque alguien, el viernes pasado en el partido entre Talleres y Tigre, les sacó una foto que rápidamente se viralizó por redes sociales, ambos tomados de la mano y subiendo por las tribunas del Mario Kempes para ver el encuentro.

Lo que nadie sabía es que ellos hoy son amigos, fueron pareja y se separaron.

“Yo lo agarraba de la mano porque él camina muy rápido, entonces me deja atrás y yo cuando miro para abajo me mareo y tengo que hacerlo con mis tiempos, justo alguien sacó la foto”, señala ella.

Lucy, además, es locutora en la popular radio FM Sur de Villa El Libertador, donde a diario, da sus recetas de cocina a los oyentes y hasta los visita en sus casas si se lo piden.

El sábado, Lucy y Roberto irán otra vez juntos a la cancha y quizás se tomen de nuevo de la mano, como amigos, que comparten la pasión por la T.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo