?>
Deportes

Lucas Acosta: Cambiamos el chip, hay que seguir mejorando

DESDE AL ARCO. Lucas Acosta hizo su presentación en Primera y analizó la del Pirata ante el Cuervo: “Se definió por detalles y volvimos con bronca”.

Quería regalarse una victoria por su cumpleaños 22. No pudo ser, más allá de una actuación destacada frente a San Lorenzo y al final, él le terminó regalando el buzo a su hermano Maxi. Y así pasó el domingo Lucas Acosta, entre las felicitaciones por el debut, la torta que le hizo la mamá y las empanadas de la abuela. 

–La sensación era que se debían traer algo de Bajo Flores...

–La idea era arrancar ganando y nos volvimos con bronca porque se definió por detalles. Y los tenemos que corregir porque los equipos grandes no te los perdonan. 

–¿Lo viste mejor al equipo?

–Sí, en el segundo tiempo lo pasamos por arriba a un San Lorenzo que pelea la punta del torneo. Cambiamos el chip, pero hace 90 días que no jugábamos y hay que seguir mejorando y corrigiendo errores.

–Para vos fue como un debut. ¿Te aparecieron los fantasmas de aquella noche con Lanús?

–Para nada. Entre con mucha tranquilidad y confianza. Esta vez estaba más preparado, no como contra Lanús que entré en forma imprevista. Leo (Madelón) me dijo que el presente y el futuro es como el parabrisas del auto, y que el pasado es el espejo retrovisor. Hay que mirar para adelante.

–¿Qué te dijeron sobre tu actuación?

–Mis compañeros me felicitaron y yo a ellos, por el esfuerzo. Concentré con Germán (Montoya) y en todo momento me dijo que tenía que disfrutarlo. Mi papá me notó muy concentrado y atento. Faltó terminar con el arco en cero.

–¿Cuál fue la más difícil?

–El cabezazo de Blandí. Me va al cuerpo pero tuve que tirarme al rebote porque venía Belluschi. Me hubiera gustado atajar el penal de Ortigoza, que no falla nunca. Viene recto y no te mira nunca. Lo esperé hasta el final y me la cruzó.

–¿Ahora Racing o River?

–Nos enfocamos en Racing hasta saber si se reprograma o no. Por mí, el que venga. Vivo atajar en Primera como algo hermoso.

Heredero. Con sus 22 años, Acosta tiene la mitad de edad que su antecesor, Juan Carlos Olave. “El Juanca también me saludó. Yo no me conformó con lo que mostré, me encanta superarme y voy a trabajar para alcanzar mi mejor versión”, resaltó.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo