?>
Deportes

Leandro Lencina, primer no vidente que compite en Saltos Hípicos

La historia de Leandro Lencina. Es el primer no vidente en competir en Saltos Hípicos. Lo hace con la ayuda de su entrenador Federico Raspo.

Le dicen Leo. La rompe con la guitarra en las sobremesas y tiene una sonrisa para quien lo salude, como se nota en las fotografías que ilustran esta nota y que son gentileza de Susana Barone. Es Leandro Lencina. Tiene 16 años y nació en Morteros, provincia de Córdoba. Y es un groso. Hace fácil lo que es durísimo: desde los seis años monta a caballo y a un nivel de competencia. 

“No conoce el color el del mundo por sus ojos, si no por sus otros sentidos. Él es no vidente de nacimiento. No considera su ceguera como discapacidad sino un desafío de vida. Lo que más le gusta es cabalgar. Desde los seis practica equitación –inicialmente como terapia– pero con el trascurrir de los años, como deporte. Es campeón Provincial y Subcampeón Nacional de Endurance. Y ahora va por el Campeonato Provincial y Nacional de Saltos Hípicos”, al perfil lo traza para Día a Día su profe de equitación, Federico Raspo, quien lo entrena en Hípica Equum.

¿Y qué dice Leandro? Muestra su costado más agradecido: “Me siento bien con Fede y con todos acá en Equum. Todos los jinetes (chicos) y amazonas (chicas) somos iguales. Muchos me dan una mano y los quiero mencionar. A la Sociedad rural de Morteros, el doctor Gerardo Minuzzi (por los caballos), Fortaleza (por la comida equina)”. Su papá Diego, que conoce el mundo hípico, lo hizo cabalgar desde niño. Lo apoyaron mamá Valeria y su hermano Joaquín.

¿Qué siente Leo al saltar? “Saltar obstáculos es emocionante, mi mayor desafío. Cualquiera que haya probado a saltar como yo, habrá notado la sensación de querer un salto más, un poco más alto, un poco mejor... me da adrenalina”. 

“Veo por los ojos de mi caballo ‘Cheptel Broquel’ y de mi gran amigo Fede, mi instructor hípico; él me ayudó a cumplir mi sueño… Me enseñó a saltar vallas aisladas primero y después vallas sincronizadas. Salto 80 centímetros…”. 

Cómo se combinan el instructor y Leo para la competencia, lo explica Fede: “Siguiendo mi voz de mando tiene que saltar en el menor tiempo posible, obteniendo la menor cantidad de faltas; en algunas competencias se establece un tiempo óptimo y tiene que respetarlo como cualquiera jinete. Lo acompaño en su recorrido, con otro caballo. posee un excelente manejo destiempo, espacio y de las dimensiones. Leo cabalga con seguridad, soltura y libertad. es muy buen jinete”. 

Leandro Lencina siempre tiene la mente puesta en el futuro. “Quiero enfocarme más en este deporte. Mi próxima meta son las olimpiadas especiales… pero necesito patrocinadores para competir porque es muy caro movernos con los caballos. Pero seguro lo vamos a lograr. Y el año que viene están los campeonatos provinciales y nacionales”, cerró Leandro, que anda a los saltos por la vida y es justamente eso lo que más feliz lo hace.

De qué se trata el salto hípico

El salto es una disciplina dentro de la equitación que consiste en un acontecimiento sincronizado juzgado en la capacidad del caballo y del jinete de saltar sobre una serie de obstáculos, en un orden dado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo