?>
Deportes

La Selección Argentina sintió mucho la ausencia de Lionel Messi

Flojísimo empate. Argentina apenas igualó con Venezuela en 2 y sintió mucho la ausencia de Lionel Messi. Perdía 2 a 0 y lo remontó. 

Iban poco menos de 15 minutos del primer tiempo en el partido entre Venezuela y Argentina por la octava fecha de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018, cuando en esa “pantalla paralela” que es el celular o la tablet y que ya se ha instalado en los eventos deportivos, las redes sociales comenzaban a reflejar de a poco, el malestar de los hinchas por el nivel del juego del elenco nacional ante el colista de esta competencia.

Argentina volvió a esas preocupantes épocas  donde el equipo no era tal, sino la suma de voluntades sin una consistencia, sin fútbol, sin un cemento que los una.

Claro, el “poxipol” estaba a miles de kilómetros de allí, en Barcelona. El pegamento de este equipo es Lionel Messi.

Y si alguna duda quedaba, sólo basta revisar “la cinta, Gonzalito” de este partido.

Para el olvido. Argentina mostró su peor cara después de mucho tiempo (no solamente en lo que va de la era Bauza, un solo partido). Llegó al arco de Venezuela recién a los 15 minutos del primer tiempo, con un tiro esquinado de Banega que se fue apenas al lado del palo.

El resto, arremetidas sin sentido y perdiendo siempre de Di María, un Biglia retrasadísimo, un Ever sin socios, un Pratto sin asistencia para poder definir. Y, en se mar confuso, donde las olas no te dejan ver mucho, a Romero una de ellas “lo tapó” y un sablazo del venezolano “Juampi” Añor se le metió en el ángulo a los 34 minutos.

Gol y baldazo de agua fría en las Eliminatorias: el colista, le ganaba al puntero 1 a 0. Y la cosa no terminaba ahí. Cuando abrigábamos alguna esperanza de una reacción, Venezuela se mandó un gol de “fútbol 5”, porque Josef Martínez se tomó todo el tiempo del mundo para definir ante Romero, con amague incluido, ante la pasividad de una defensa argentina que (al igual que el resto del equipo) tuvo una de sus peores noches.

Y, cuando la noche lluviosa de Venezuela amagaba con convertirse en tormenta negra para el equipo argentino, una guapeada de Lucas Pratto en el área, tras uno de los pocos pases que dio con acierto Erik Lamela (no fue nunca el reemplazante de Messi en ese puesto) encendió una luz de esperanza para el Patón Bauza.

Gol de arremetida, con la punta del pie, casi también de “fútbol 5”.

Y Venezuela, que hasta se momento parecía que tenía controlado al puntero de las Eliminatorias, demostró por qué está donde está: en el fondo. Sintió el impacto, y quedó al borde del nocaut ante un equipo argentino que sólo iba, iba e iba. Sin ideas, sin consistencia, igual que en los primeros minutos de partido.

Sin embargo, eso solo le alcanzaba para abrigar la esperanza de un empate. Bauza metió tres cambios, dos de ellos osados, Alario por Biglia, Gaitán por Rojo. Este último, justo cuando conseguimos el empate tras un corner que empalmó en el área chica uno de los que siempre va y a veces la emboca: Nicolás Otamendi. Fin de la historia.

Sólo para contar, una salida horrorosa de Romero que casi termina en gol de Venezuela y otro remate que se le escapó.

No te vayas nunca, Lionel.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo