?>
Deportes

La que se te escapó, Gloria

Broncón en Jujuy. Instituto tuvo todo para ganarlo, pero no concretó un penal y otras chances y fue un empate 0-0 ante Gimnasia.

Como agua entre los dedos. Como un puñado de arena que no resiste ante la piel y resbala en un ratito hasta escapar. Como cuando tenés todo a tu favor y la dejás pasar. Instituto, que tenía todo para hacerse de tres verdaderos puntazos no pudo capitalizar en el arco rival las buenas posibilidades de las que dispuso a lo largo de los 90 minutos y se volvió a Córdoba con un punto de sabor insulso.

Instituto empató en Jujuy ante Gimnasia y Esgrima 0-0 en un encuentro que le resultó muy favorable, no sólo por algunas situaciones muy concretas, sino porque además dominó al dueño de casa al que le quitó el balón y se lo manejó durante una buena parte de los 90 minutos.

Pero, la que más lamentan en la Gloria es la chance de un tiro penal que Bernardi no pudo concretar y que eso le valió al equipo de Alta Córdoba sólo para volverse a nuestra ciudad con un punto en sus alforjas.

Un round de estudio. La primera mitad fue quizás lo menos para destacar del encuentro en el norte argentino. Fue un round de estudio, con dos equipos más cuidadosos, aunque con claras señales para que Instituto tuviera una leve ventaja sobre el Lobo. 

El jujeño, uno de los equipos que mejor se reforzó para la temporada no tuvo conexión de líneas ni argumentos que le valieran la posibilidad de imponerse ante el equipo visitante. Hasta los primeros 15 minutos, Instituto parecía tener el manejo de las acciones, pero después creció el local, sobre todo atacando por elcostado de Stechina (el único refuerzo de la Gloria que jugó entre los titulares) y que mostró algo de nerviosismo hasta que se acomodó en el partido. 

En líneas generales, Instituto se asentó con más fluidez que el dueño de casa. Gimnasia no se sintió cómodo en los primeros 45 minutos y con algunos remates aislados de media distancia, la etapa no tuvo más emociones que hicieran pensar que algún gol podría llegar. Igual, el empate estaba muy bien para ambos.

El crecimiento del equipo. Se conocen bien los jugadores. Y, ese aspecto en Instituto, se va a notar paulatinamente en el campeonato. Buen manejo de Pipi García, Corres administrando piernas e intentando jugar y el sacrificio de Machín le hicieron crecer el aspecto ofensivo a la Gloria. Ya de movida en el ST tuvo un claro anuncio hasta que llegó el penal. Cappella le había cometido infracción en la jugada anterior a Pipi García y se había ganado una tarjeta amarilla. A la hora de la infracción dentro del área, fue el mismo Capella el que volvió a pegar. Y así vio la segunda amarilla para dejar a su equipo con un jugador menos, sobre siete minutos del complemento. Bernardi, el héroe inconcluso, se encontró con una doble posibilidad. Remató el tiro desde el punto penal de manera displicente y el arquero  Cavalotti le contuvo. Pero en el rebote, la pelota le quedó otra vez para Bernardi que volvió a rematar de manera suave y el arquero logró taparle por segunda vez.

Después de eso, Gotti tuvo un par de claras situaciones. Parecía que nada estaba dado para que Instituto se trajera lo que podrían haber sido tres puntazos. Manejó la pelota en el complemento, fue dueño de las mejores acciones y además le imposibilitó llegadas francas al local.

Nada de eso pudo ser aprovechado. Con bronca, la tarde le fue esquiva a los chicos del Chulo Rivoira que se volvieron con el enojo de sentir que la dejaron pasar. Es que estaba todo dado para alzarse con todo. Apenas un empate, un punto con sabor insulso.

»EN EL MEDIO. Las claves de la Gloria pasaron por momentos por el buen manejo del balón de su zona media.

»EN EL ARCO RIVAL. Ahí estuvo la clave para no poder traerse los tres puntos. Un penal desaprovechado y dos muy claras para traerse los tres puntos. Quedó muy cerca.

»A REVALIDAR. Ganando de local el viernes ante Atlético de Paraná, al menos sacará provecho del punto de ayer.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo