?>
Deportes

La emotiva despedida de Xavi del Barcelona

Xavi Hernández, cerebro y símbolo del Barcelona durante más de una década, se despidió este miércoles del club catalán con un emotivo acto en el que expresó su deseo de "levantar la Champions".

Xavi Hernández, cerebro y símbolo del Barcelona durante más de una década, se despidió este miércoles del club catalán con un emotivo acto en el que expresó su deseo de "levantar la Champions" en Berlín antes de irse con la voluntad de volver a la que fue su casa futbolística.

"Antes de irme espero levantar otra Champions en Berlín. Espero que esto no sea un adiós sino un hasta pronto", aseguró Xavi, quien a los 35 años abandonará el club en el que militó durante 17 temporadas, desde 1998 hasta 2015.

El mítico mediocampista es una de la pocas estrellas que logra salir del Barcelona por la puerta grande y aspira a regresar en un futuro para formarse como técnico. A principios de la temporada Xavi estuvo a punto de marcharse a Qatar, pero el DT Luis Enrique y el entonces director deportivo del 'Barsa', Andoni Zubizarreta, lo convencieron para que se quedara.

"Ahora me estaría estirando de los pelos?, manifestó el capitán del Barcelona, al agradecer a su actual DT y a 'Zubi' por lograr que no se fuera.

"Estaré eternamente agradecido a este club. Llegué solo con 11 años de Terrassa y ni en el mejor de mis sueños podía imaginarme que sucedería todo esto. He sido inmensamente feliz", señaló el histórico '6' azulgrana.

En su última temporada conquistó dos nuevos títulos, la Liga española y la Copa del Rey, sumando 24 a su carrera profesional, y está a las puertas de conseguir una hazaña si el sábado el 'Barsa' logra su quinta Champions League ante Juventus de Turín en Berlín.

Hace tiempo que Xavi entró en el Olimpo del fútbol, pero de la mano del Barcelona podrá convertirse en uno de los pocos jugadores de la historia con el prestigio de ostentar dos "tripletes" -Liga, Copa y Champions- algo que nunca antes consiguió ningún equipo europeo. Su enorme figura logró reunir en un mismo lugar, el Auditori 1899 del estadio Camp Nou, a compañeros, ex futbolistas, amigos, familiares, directivos y ex directivos del Barcelona incluso enemistados entre sí, como Josep María Bartomeu, Joan Laporta y Johan Cruyff.

Los únicos ausentes fueron el astro Lionel Messi, Piqué, Rakitic, Rafinha y Ter Stegen por un sorpresivo control antidoping de la UEFA, al que también se sometió Xavi, lo que obligó a retrasar el acto.

Messi incluso se mostró molesto: "Por culpa del doping no podemos estar en la despedida de Xavi", escribió en su cuenta de Instagram acompañando una foto. A pasar de estas ausencias no voluntarias, el homenaje a Xavi estuvo a la altura de lo que merecía el jugador que fue estandarte y máximo referente del estilo de juego 'culé', ese que catapultó al mejor jugador de fútbol del mundo, Lionel Messi. ?Tu fútbol, tu fuerza, tu forma de ser, tus valores, seguirán con nosotros. Todo eso perdurará aquí. Llevas muchos años en el club, siendo muy generoso. Hoy es el día en que el club te tiene que dar las gracias y decirte ?hasta la próxima?", sostuvo el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu.

Por su parte, Andrés Iniesta, quien compartió equipo con Xavi durante las últimas 13 temporadas, logró que Xavi se emocionara hasta las lágrimas: "Lo difícil es mantenerse en el club más exigente del mundo como siempre nos recuerdas. No me imagino el primer día de entrenamiento y que no estés allí para estar con nosotros, aconsejarnos, aportando la memoria histórica, dejar las cosas claras a los jóvenes", expresó.

"Siempre pensaste más en el equipo que en ti. Gracias a ti, nos has hecho mejores a todos, porque tú lo has vivido todo en el club. Todos sabemos por eso que volverás, porque tienes alma y corazón blaugrana?, añadió. Tras un emocionante video en el que familias, amigos, compañeros y ex técnicos le agradecieron su talento, compromiso, compañerismo, entre muchos otros elogios, Xavi tomó la palabra con valor y enfatizó: "Soy yo el que tengo que dar las gracias".

Y parecía que no se había olvidado de nadie, ya que agradeció a los hinchas y socios 'culés' que le pidieron que se quedara, a su primer entrenador en las inferiores del club, Joan Vilà, al que lo hizo debutar, el holandés Van Gaal, a Rijkaard que le dijo que tenía que ser un referente, a Guardiola, con el que llegó a la máxima gloria, y a Tito Villanova, que recordó como "un padre futbolístico" que llevará en el corazón.

También tuvo un recuerdo "muy especial" para "la gente de la Roja" -la selección española de fútbol- con la que conquistó la Eurocopa de 2008 y el Mundial de Sudáfrica en 2010, y para el fallecido DT Luis Aragones. "Mister, allá donde esté, nunca podré agradecerle lo suficiente lo que ha hecho por mi", sostuvo Xavi durante el acto institucional, del que también participaron miembros de la Federación Española como Ángel María Villar.

En el final, llegado el turno de los agradecimientos familiares, Xavi reveló que si no fuese por su madre se hubiese ido "hace tiempo del Barcelona" y tras expresar su amor por su esposa, anunció que en su próxima etapa en Qatar "seremos tres culés".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo