?>
Deportes

Klusener: "Nos vendría bien una Wanora hoy en Talleres"

El actual delantero de Talleres lamenta la muerte del mítico goleador albiazul y remarca el ejemplo que dejó. La historia de dos grandes figuras unidas por el grito sagrado.

Cuando una leyenda se va, es común que se llore en cada rincón y durante largo tiempo. El recuerdo de una persona tan importante genera una nostalgia tan grande como el dolor de no volver a verla.

Y aunque los neutrales digan que sólo se trata de “alguien que jugó al fútbol”, quizás no dimensionen la alegría que ese “alguien” transmitió a cada hincha albiazul. Si la felicidad en este deporte está en cada gol, no existe nadie que los haya hecho más felices que Miguel Antonio Romero.

El fallecimiento de la Wanora deja en Talleres un hueco difícil de llenar. Uno de los que más sufre su partida fue Gonzalo Klusener, con quien compartía el oficio de ser goleador de Talleres. La noticia golpeó a Kluse, quien disfrutaba con su familia la llegada de Año Nuevo al momento de enterarse.

“Estaba en mi casa ese domingo, en una reunión familiar. Tipo 6 de la tarde, mi mamá me llama, me señala un tuit y me dice mirá murió la Wanora. La verdad que fue una tristeza grande”, se lamenta el 9.

Los dos históricos delanteros comparten una historia particular, que el actual artillero recuerda cada día que tiene que ponerse la camiseta albiazul. “Tenés que dejar la vida acá”, es la frase que se le marcó a fuego a Klusener en su primer encuentro con Romero.

"Fue una noticia muy triste. Se fue un tipo que con lo poco que conocí me ha transmitido muchas cosas".

Una premonición

Todavía golpeado por la muerte del máximo artillero de la historia albiazul (163 tantos en 283 partidos), el actual portador de la 9 de Talleres pudo repasar en estos días imágenes de aquel encuentro, en donde le llevó la camiseta con la que había convertido el doblete en San Francisco.

Klusegol recién comenzaba a escribir los primeros capítulos de su rica historia en barrio Jardín. Pero la Wanora algo sabía, algo veía en él. Y cómo no va a tener ese ojo, si era mismo que tenía para marcar gol tras gol en los años ‘60. Ahora el ex jugador de Brown de Puerto Madryn está a dos de meterse entre los máximos anotadores del club en AFA.

“El otro día, después del fallecimiento, aparecieron varios videos míos del primer encuentro con él. Lo miraba y parecía que tuvo alguna visión de que me iba a ir muy bien. Es un tipo al cual voy a recordar siempre de la mejor manera, hemos tenido muy lindas charlas”, confiesa.

Lo que era la Wanora

Humildad, amor por la camiseta, sencillez, compromiso hasta el final. Las palabras con las que Klusener identifica al fallecido goleador. Para él fue “una persona que nunca se aprovechó de su idolatría en el club”, con todo lo que eso significa en un fútbol argentino cada vez más complicado que podría aprender de estos ejemplos.

"Trato de pasarle lo que me enseñó a mis compañeros, y a los pibes si algún día me toca dirigir".

“Siempre llevo lo mejor de él. Él fue siempre muy agradecido, muy humilde a pesar de todo lo que consiguió, ser ídolo no lo hacía sentir más que nadie. Trato de recordar siempre las palabras que me decía”, recuerda.

El problema de ser 9 hoy

Son días complicados para los delanteros de área en la T. El entrenador Frank Darío Kudelka tiene varios nombres para el puesto, pero todavía no pudo encontrar quién será el titular en el semestre que viene.

Si bien son otros tiempos y el fútbol ha cambiado, Klusener no deja de imaginarse lo que sería tener hoy a Romero en el plantel y asegura que les solucionaría muchos problemas a la hora de atacar.

“Seguramente nos vendría muy bien tener una Wanora hoy en Talleres. Pero bueno, trataremos nosotros ahora de hacer nuestro trabajo y ojalá podamos aportar ese granito de arena”

Se fue la Wanora y deja un vacío difícil de llenar en la institución albiazul. Gonzalo Klusener lo sufre como un hincha más, aunque se asegura que su legado se transmita a cada pibe que se ponga la azul y blanca.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo