?>
Deportes

Kenig y su homenaje en Talleres: Es un volver al club que amo

UNA BENDICIÓN. Así define Alejandro Kenig ponerse otra vez la albiazul. Este viernes es su partido homenaje, con figuras T.

Pasó por 16 clubes en siete países. Nació en Mar del Plata y no se le pegó la tonada cordobesa. Y sin embargo, a 15 años de su retiro, tenía pendiente la despedida con la camiseta de Talleres. Hoy Alejandro Kenig (47 años) volverá a lucir la albiazul en La Boutique, en su partido homenaje, rodeado de afectos dentro y fuera de la cancha, con los hinchas que todavía le cantan “Tanque, Tanque”.

Entre los que ingresarán a la cancha estará el más chico de sus cuatro hijos varones, Alejandro Martín de 14 años, y le contará que en ese arco le convirtió un golazo de volea a Pedro Catalano, y se lo gritó en la cara al técnico de Español, por el cual se había tenido que ir del club. “Me vine a Talleres en el año 1990. Debuté contra Belgrano en un Neder Nicola y le hice un gol. Este partido es un volver al club que amo. Una bendición”, apunta y dispara.

Y por su amor a Talleres, reunirá en barrio Jardín a varias figuras de todos los tiempos que vistieron la casaca del Matador. Kenig jugará para el equipo azul y blanco (camisetas retro, con la publicidad de la tarjeta de crédito Lurocard). Lo dirigirá la dupla Willington-Baley y contará en sus filas con Kesman, el Indio Vázquez, Bevilacqua, el Conde Galetto, el Cachi Zelaya, el Colo Lussenhoff, el Chino Benítez, Ariel Boldrini, Wilkins Zárate, Panchito Rivadero, entre otros. 

En el equipo amarillo (la casaca alternativa de la época), jugarán los otros compañeros de sus años de trotamundo. El Pepe Basualdo, Victor Sotomayor, la Chanchita Albornos, el Nene Commisso, el Huevo Toresani, Diego Garay, el Lute Oste, y más. Con la Cata Oviedo y el Hacha como dupla. El árbitro será Héctor Baldassi, y hablando de show, el Negro Videla, fanático de la T, cantará en el entretiempo. Calienta y entrar un ratito.  

“También vino Gustavo Cima, el primer periodista que me hizo una nota en Radio Continental. En un preliminar contra Boca, hice tres goles y eso que todavía jugaba de 10”, rescató.  Cuando le preguntan a quien le hubiera gustado invitar, sorprende: “Al Pibe Valderrama. Nos cruzamos jugando en Colombia, cambiános camisetas. Un fenómeno. En mis épocas de Talleres sonó como refuerzo para el club”, rememoró. Es que Talleres lo marcó en su carrera. “Pasé momentos inolvidables. Pero recuerdos dos que fueron muy duros. La tarde contra River, con (Javier) Castrilli como árbitro y que fue un antes y un después para el club por la pelea con la AFA. Y ese partido contra San Martín en Tucumán, cuando mataron un hincha. Ese día malogré un penal y hasta el día de hoy me lo agradecen, porque si entraba se armaba una batalla campal. En una tribuna para dos mil, había 7 mil hinchas de Talleres”.

Ahora se asombra por cómo está La Boutique, por cómo está Talleres, de nuevo en Primera. “Ojalá pueda pegar la vuelta y seguir la campaña”, se ilusiona. Y como actualmente es comentarista de fútbol, se autoretrata: “A Kenig lo definiría como un delantero de buena zurda, con una actitud que contagiaba y el arco entre ceja y ceja”.

Entradas. El partido se inicia a las 15, en La Boutique. Entradas en la sede a 150 pesos (menores y damas $75).

De rabona. Un partido y muchos homenajes. Viene una hija del Pato Pastoriza, el DT que más recuerda Kenig. También el reconocimiento a Talleres por el ascenso. Y a Francisco Cabasés. “Paquito me veía y decía, ahí viene el Gringo de los centros de rabona’”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo